jueves, diciembre 29, 2005

La Verdad

Una de las convicciones que me empeño en propagar en cuanto tengo ocasión y que más enemigos me ha granjeado es la de que no existen las verdades relativas, sino únicamente una: la verdad absoluta. Que nosotros -y me incluyo- tengamos una mayor o menor capacidad para discernir cuál es en cada caso esa verdad absoluta, no significa que no exista y que no esté perfectamente definida.

Las verdades relativas, al igual que las mentiras piadosas y también un cierto tipo de hipocresía, son artilugios esenciales para garantizar el correcto funcionamiento de las relaciones sociales. Nos protegen de los errores, propios y ajenos, pero nos obligan a vivir en un mundo fantasmagórico en el que “en el fondo, todas las personas son iguales” o en el que “nadie puede decidir si un libro es bueno o no”. No estoy negando la necesidad de que impere la tolerancia, pero no creo que esto deba representar la validación automática de cualquier opinión por el simple hecho de que alguien se sienta representado por ella. En cualquier discusión de peso, uno tiene razón y el otro, lamentablemente, no.

Cuando los elementos a juzgar son sencillamente sublimes o sencillamente execrables, nadie muestra la menor duda. Pulgar arriba o pulgar abajo: ni un titubeo. Pero a medida que nos alejamos de esos extremos, el bagaje que se nos exige para rozar esa verdad es cada vez más pesado, más caótico. Cuando todos estamos ciegos, ¿cómo decidir qué es lo que vale y qué lo que no? Sólo hay dos soluciones: aceptarlo todo o rechazarlo todo, aunque ésta última, hoy día, no se estila mucho. Esta apertura masiva, indiscriminada –e inevitable- ha traído consigo una entronización de la mediocridad (en el sentido literal del término). Nadie condena para no ser condenado. Todos se afanan en sostener el mecanismo que los alimenta.

Pero de vez en cuando, el talento auténtico aparece ante nosotros y nos recuerda que la verdad absoluta, sigue ahí, inmutable.

30 Comments:

  • Y que conste que, pese al tono apocalíptico de este post, a mí la vida me parece maravillosa.

    By Blogger Danae, at 29/12/05 01:50  

  • ”Que nosotros -y me incluyo- tengamos una mayor o menos capacidad para discernir cúal es en cada caso esa verdad absoluta, no significa que no exista y que no esté perfectamente definida.”

    1. Yo dudo que esto último sea cierto. O, mejor dicho, esa afirmación es un ejemplo de verdad que, exista o no, yo soy incapaz de demostrar o refutar.
    2. Pero, independientemente del punto 1, lo principal es la primera parte de tu frase: haya o no haya una verdad única, generalmente somos incapaces de llegar a ella. A efectos prácticos, por tanto, esto nos obliga a comportarnos, en casi todo, como si de hecho no existiera; por lo que hemos de contentarnos, en la mayor parte de los casos, con apuntar la dirección que consideramos correcta, pero cuidándonos de no perder de vista las limitaciones de nuestros juicios.
    3. No obstante, nada de lo anterior significa, para mí (como ya sabes), que no tengas razón cuando dices que no todas las opiniones valen lo mismo. No ser capaces de llegar al final de una discusión, no poder hacer callar todas las voces discrepantes mostrándoles la verdad incuestionable, no significa que no haya argumentos más sólidos, inteligentes, fundados y razonables que otros, y que se acerquen más a algo parecido a esa verdad.

    Un saludo, Danae. Y buenos días (estas disquisiciones, a estas horas...).

    By Blogger Portorosa, at 29/12/05 08:41  

  • El problema con La Verdad Absoluta es que alguien debe sustentarla... quién es ese Alguien, esa Autoridad en La Verdad es lo que empieza a crear discrepancias entre nosotros.
    Y el problema, tu lo dices, Danae, ocurre precisamente con las medianías, no con lo sublime ni con lo execrable... ¿pero que es sublime, qué es execrable?
    Entre el solipsismo y el "todo vale" tiene que haber algo intermedio que sea valido al menos para unos cuantos, algo que también la Autoridad sancione.
    Pero me temo que tanto la Autoridad como la Verdad pertenecen a esa caverna ideal en la que algunos quieren encerrarnos.
    Un saludo.
    P.

    By Blogger Portnoy, at 29/12/05 09:44  

  • Buenos días, Sr. de Portorosa.

    Llevo un buen rato dándoles vueltas a su mensaje. Casi me doy por vencida, sus argumentos me parecían irrefutables. Pero al fin, he conseguido explicarme lo siguiente:

    1. “... esa afirmación es un ejemplo de verdad que, exista o no, yo soy incapaz de demostrar o refutar.” Tienes toda la razón, yo tampoco sé cómo demostrar que existe realmente. Pero tampoco podría demostrar de forma irrefutable que este señor es un genio, y este otro, decididamente no; lo cual me hace creer en la existencia autónoma de esa verdad. Aunque me haces dudar, la verdad. Me siento como si estuviera tratando de afirmar la existencia de Dios, supongo que se trata en gran medida de una cuestión de fe.

    2. “A efectos prácticos, por tanto, esto nos obliga a comportarnos, en casi todo, como si de hecho no existiera” Lo práctico nunca fue interesante. Es más, huyamos de lo práctico, desterremos incluso la palabra. Lo práctico son esas verdades relativas, ya dije que creo que son esenciales. Pero aquí, aquí que nadie nos ve, ¿por qué seguir sosteniéndolas? En lugar de lamentarnos por no ser capaces de llegar a esa verdad, ¿por qué no nos esforzamos por alcanzarla? ¿Y por qué no escuchamos a los que han avanzado más que nosotros?
    “(...) por lo que hemos de contentarnos, en la mayor parte de los casos, con apuntar la dirección que consideramos correcta, pero cuidándonos de no perder de vista las limitaciones de nuestros juicios” Ahí tienes toda la razón, si hay que ser crítico lo más sano es empezar por uno mismo.

    3. “No ser capaces de llegar al final de una discusión, no poder hacer callar todas las voces discrepantes mostrándoles la verdad incuestionable, no significa que no haya argumentos más sólidos, inteligentes, fundados y razonables que otros, y que se acerquen más a algo parecido a esa verdad.” Qué elegante eres, ¿por qué no sabré yo exponerlo de una forma tan diplomática? (Debieron ser los masones de los que te hablaba ayer). Debo ser sincera, yo a veces soy terriblemente impaciente. Quizás por eso busco esa verdad incuestionable... De todas formas, no entiendo: si estás de acuerdo en que no todas las opiniones son igualmente válidas, ¿qué te hace pensar que no hay una que está por encima de todas, que ha llegado a la perfección? ¿No piensas en ello cuando escuchas a Lady Day?

    Muchas gracias, Sr. Portorosa.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 29/12/05 10:48  

  • Portnoy,

    ¿Sabes que siempre me sorprende que pases por aquí?

    Perdóname, pero quiero entenderte. No me ha quedado claro esto:

    “Pero me temo que tanto la Autoridad como la Verdad pertenecen a esa caverna ideal en la que algunos quieren encerrarnos.”

    ¿Me lo explicarás en tu próxima (espero) visita?

    By Blogger Danae, at 29/12/05 10:54  

  • Por cierto, ¿a nadie, es decir, a ninguno de vosotros dos, le ha parecido divertida la imagen que acompaña al texto? A mí, es que cada vez que la veo se me escapa la risa. Claro que yo a veces tengo la risa fácil. Tengo un recuerdo lejanísmo, de cuando vi esa película de pequeña. Recuerdo una masa de seres sin expresión, caminando al mismo paso, y a Donald Shuterland (creo) intentando abrirse paso en dirección contraria. Claro que era muy pequeña, y quizás no era exactamente así. Más tarde leí el libro. No llegó en ningún momento a la altura de esa imagen.

    By Blogger Danae, at 29/12/05 11:03  

  • "En cualquier discusión de peso, uno tiene razón y el otro, lamentablemente, no."

    Pues verás, hay una frase cuyo autor no consigo recordar (a pesar de que la tengo como uno de mis lemas de cabecera), que llevando esta idea al extremo la destruye. Dice algo así: una verdad realmente importante se distingue de una verdad trivial en que su contrario es también verdad.

    By Blogger Ignacio, at 29/12/05 11:32  

  • En general, mi idea es que el más preparado, el más inteligente, aquél cuya opinión sea la más autorizada y, por tanto, más cerca esté de la verdad, será en casi todos los casos el que más claramente te diga que la verdad es inalcanzable y que seguramente ni existe.

    Por otra parte, el problema casi siempre es de Autoridad, como dice Portnoy: quién dice quién se acerca y quién yerra, quién vale y quién no (no digo nada nuevo, lo sé, pero esto es así en todo lo importante, empezando por la Democracia).

    Pero sí, cuando escucho a Lady Day sí. Ahí desaparecen las dudas (¡sí que has retrocedido!).

    Un beso.

    By Blogger Portorosa, at 29/12/05 12:09  

  • Portnoy: no sé qué decir. Literalmente, estoy teniendo un bloqueo. No me lo esperaba en absoluto.

    Vuelvo:

    Respecto al comentario que te pedía que ampliaras antes si te apetecía, supongo que entiendo lo que quieres decir pero me gustaría que me explicaras qué es para ti esa caverna, por qué es ideal, y sobretodo, enlazando con el último comentario que dejé en el Lamento, ¿quiénes son para ti ellos? ¿Y quiénes somos nosotros?

    By Blogger Danae, at 29/12/05 14:07  

  • Ah... bueno, lo de la caverna era una referencia a Platón y a sus Ideas... es decir, La Verdad, La Autoridad son Ideas que en el mundo real poca cosa tienen que hacer, a parte de indicarnos el camino a seguir para alcanzar el "ideal"

    Respecto a "ellos" y "nosotros"... en fin, creo que es como el final de la primera versión de La invasión de los ultracuerpos... un hombre gritando a una multitud diciéndoles "¿no os dais cuenta? quieren acabar con nosotros"
    La intención de los mediocres es impedir que nadie sobresalga, porque el que sobresale demuestra la estupidez de los mediocres... entonces queda el recurso de cortarle las piernas (o la cabeza) para igualarlo con los mediocres. (Vease Zamiatov, o Orwell)
    No creo que debamos permitir que los estúpidos nos igualen ...( aunque en muchas ocasiones pienso que pertenecemos a una estupidez, digamos, superior... una mediocridad alta)
    En fin.
    No te bloquees.
    Hay que continuar.
    Un saludo

    By Blogger Portnoy, at 29/12/05 15:21  

  • Interesante lectura.. agregado a fav.

    By Blogger Fran, at 29/12/05 15:51  

  • Portnoy, has dicho algo que yo me había censurado. Las consecuencias de expresar ciertas afirmaciones me sobrepasan... de hecho ahora mismo estoy esperando que caiga un rayo sobre mi ordenador. (O encontrarme una vaina en el armario).

    Me ha gustado mucho tu comentario. Lo he leído varias veces. Siempre me alivia cuando alguien me entiende mejor que yo misma.

    By Blogger Danae, at 29/12/05 18:59  

  • Ignacio,

    He cogido esa frase, la he agitado, la he mirado del derecho y del revés, y al final, creo que es poco más que un juego retórico. Puedo entenderla en ciertos contextos, pero no se sostiene, a mi modo de ver, de ninguna de las maneras. Si recuerdas de quién es, me gustaría saberlo. (Todo sea que me avergüence de haber dicho esto de él/ella).

    No sé si por casualidad, hoy ha llegado a la oficina en la que trabajo un librillo en el que se recoge el discurso que dio Lluis Bassat cuando fue investido Honoris Causa. Se titula 'La verdad en la publicidad' (las cursivas las traía puestas). Lo he leído en la sala de espera del oftalmólogo... Os transcribo un pasaje:

    "A mí me parece mucho más fácil, mucho más positivo, mucho más directo y, sobre todo, mucho más honrado decir simplemente la verdad. A no ser que tu profesión sea precisamente la de escritor, fabulador, poeta, o artista, cuya misión, precisamente, sea la de inventar. Picasso dijo: 'todos sabemos que el Arte no es la verdad. El Arte es una mentira que nos descubre la verdad'. Y Georges Braque, pintor francés, contemporáneo de Picasso y co-creador con él del cubismo, remata: 'la verdad existe, sólo las mentiras son inventadas".

    By Blogger Danae, at 29/12/05 20:41  

  • La frase en cuestión se refiere, entiendo, a las cuestiones últimas, y está lejos de ser un juego de palabras, en mi opinión. ¿Es el hombre libre o está determinado? ¿Debemos elegir la libertad o la igualdad? ¿Puede el lenguaje representar el pensamiento? la luz ¿es onda o partícula?

    By Blogger Ignacio, at 30/12/05 00:59  

  • Hay una frase parecida de Niels Bohr: "Lo contrario de una verdad trivial es un error estúpido, pero lo contrario de una verdad profunda es siempre otra verdad profunda".

    De todas formas lo que no tengo claro, lo que precisa definición concreta es lo de "verdad trivial", si esa calificación no implica una gradación de las verdades, que en cierta manera relativiza la Verdad en lugar de hacerla un absoluto.

    En fin...

    By Blogger Portnoy, at 30/12/05 09:05  

  • Efectivamente, esa es: sabía que era de un científico.

    Y sí, trivial es un adjetivo que fuera de la ciencia suena demasiado despectivo para los efectos de, por ejemplo, esta conversación.

    Dos más dos suman cuatro, es una verdad trivial, y su contrario (dos más dos no suman cuatro) es una simple mentira. En cambio, uno dividido entre cero es infinito, pero uno dividido entre cero es cero y uno dividido entre cero es uno, y en esa simultaneidad de verdades contradictorias se abre un pozo de conocimiento.

    Acebes mintió es una afirmación del primer tipo, que una vez definidos los términos, eliminadas ambigüedades y conocidos los hechos resultará ser cierta o no. Pero eso no la convierte en trivial, en el sentido habitual de la palabra.

    By Blogger Ignacio, at 30/12/05 09:30  

  • Antes de empezar con mi exposición, (toser, toser), quiero dejar constancia que no pretendía llevar este debate hasta el campo de la mecánica cuántica, pero si hay que entrar, se entra. Aprovecho también para advertiros que su lectura puede resultaros tremendamente aburrida. Mis disculpas.

    - - - - - - - - -

    “¿Puede el lenguaje representar el pensamiento?”

    El lenguaje, supongo que estaremos todos de acuerdo, es una convención. Por eso es tan sencillo malinterpretar, intencionadamente o no, cualquier idea expresada a través de él. Esto ocurre con cualquier tipo de lenguaje, ya sea verbal, matemático, ideográfico, corporal y cuantos quiera que sean.
    Desde ese punto de vista, el del lenguaje, no existe ninguna diferencia entre las expresiones: “2 + 2 = 4” y “1 / 0 = infinito”. Son frases unívocas, la convención ha querido que lo sean. La diferencia estriba en que cualquiera puede ver que dos más dos son cuatro, el dos podemos verlo, tocarlo, sumarlo; y el cero, no. ¿Significa eso que no exista? No. Significa únicamente que no podemos verlo. Si aceptáramos que el resultado de dividir 1 entre 0 es 1 o 0, estaríamos asumiendo que nada existe si nosotros no lo vemos, pero a la vez estaríamos obviando este obstáculo dando un resultado concreto. ¿No os parecería un poco extraño que el resultado de dividir 1/0 fuera el mismo que el de dividir 0/1, o que el de dividir 1/1? ¿No habría que dejar constancia de nuestra incapacidad de conocer la respuesta?
    Yo creo que sí, por eso acepto, de acuerdo con la convención, que el resultado de algo que no podemos ver sea otro término abstracto (infinito).

    “La luz, ¿es onda o partícula?”

    La luz es las dos cosas, lo único que ocurre es que (casi siempre) una de las dos naturalezas prevalece sobre la otra. No quiero parecer pedante, pero me he traído la fórmula de De Broglie: λ=h/m·v. Cuanto más pequeño es un cuerpo más se comporta como una onda, y a la inversa. Pero eso no significa que un electrón no tenga masa, o que nosotros mismos no estemos emitiendo una determinada radiación. Con la mecánica newtoniana, lo único que veíamos era que la manzana chocaba contra el suelo, pero se nos escapaba que también la Tierra chocaba contra la manzana, con mucha menos velocidad, claro está. La física siempre ha funcionado de la misma manera, con hipótesis, y ¿qué es una hipótesis sino una forma de admitir que hay algo que no comprendemos pero que sin embargo existe? Las hipótesis nos sirven para superar el vacío que nos genera la incertidumbre, pero debemos tener siempre presente lo que hemos omitido.

    "Lo contrario de una verdad trivial es un error estúpido, pero lo contrario de una verdad profunda es siempre otra verdad profunda"

    No sé en qué pensaba Niels Bohr cuando escribió esto. Quizás, y como precursor de la mecánica cuántica él debía saberlo mejor que nadie, se refería a nuestra incapacidad para conocer la verdad... El gato (el de Schrödinger) está vivo y está muerto, ambas afirmaciones son ciertas. O mejor, dicho, la probabilidad de que cada una de ellas sea cierta es de un 50%. Pero no olvidemos la segunda parte de la historia: la incertidumbre se rompe en cuanto abrimos la caja. En ese momento sólo una de las dos puede ser cierta: el gato, pobre, o está vivo o está muerto, y esa sí que es una verdad absoluta.

    Mis más sinceros agradecimientos a los que hayan llegado hasta aquí.

    Un abrazo.

    P.S. Incluso así, la frase de Bohr cae en la incongruencia que señalaba Portnoy. No lo sé... No me parece una frase demasiado bien construida. En el caso del gato, incluso con la caja cerrada, hay una verdad absoluta: el gato está dentro, y lo contrario es mentira.

    By Blogger Danae, at 30/12/05 17:24  

  • Ya me perdonarás, Ignacio, pero cuando dices:

    Dos más dos suman cuatro, es una verdad trivial, y su contrario (dos más dos no suman cuatro) es una simple mentira. En cambio, uno dividido entre cero es infinito, pero uno dividido entre cero es cero y uno dividido entre cero es uno.

    Yo lo que veo es en el primer caso no una verdad trivial, sino un axioma, o una consecuencia de un axioma; en el caso del valor de 1\0, que es una indeterminación, se acepta por convención el de infinito.
    Axiomas y convenciones... al hablar de Verdad no debería invocarse a las matemáticas pues casi todo en ellas esta basado en axiomas y convenciones... siempre se busca la practicidad de las matemáticas, al menos en sus niveles más primarios.

    Bueno, nos hemos alejado de la Verdad...
    En cuanto a si, como preguntas, Danae, ¿Puede el lenguaje representar el pensamiento?... eso (y su contrario) se lo dejaremos a Wittgestein.

    Un saludo

    By Blogger Portnoy, at 30/12/05 20:06  

  • ¿He dicho alguna barbaridad?

    En fin, sí, nos hemos alejado de la Verdad, pero a mí esto me ha servido para creer más en ella. Soy una mujer de FE.

    By Blogger Danae, at 31/12/05 00:25  

  • No, nadie ha dicho ninguna barbaridad, qué va, al contrario. Pero sobre el 1/0 habéis elaborado conclusiones complejas y (lo que es más imporntante, a los efectos que yo defiendo) abiertas, mientras que sobre el 2+2 nadie encuentra (porque no hay) nada que añadir. Creo que no hace falta más demostración que esa.

    By Blogger Ignacio, at 31/12/05 03:03  

  • Se me ocurren más cosas que comentar, pero no son horas: mañana, un poco más.

    By Blogger Ignacio, at 31/12/05 03:10  

  • Sobre el 2+2 no hemos comentado nada porque el problema es el uno, como ya demostró Gottlob Frege en su Fundamentos de la aritmética: investigación lógico-matemática sobre el concepto de número, (Laia, Barcelona, 1973)
    Una vez definido el nº 1 el resto va sobre ruedas (o casi)
    De todas formas ya he dicho que es consecuencia de un axioma y los axiomas deben aceptarse. Toda la matemática se sustenta en ese acuerdo, en la validez indemostrable de los axiomas.

    By Blogger Portnoy, at 31/12/05 09:38  

  • ahhhhhh
    no, no has dicho ninguna barbaridad
    ;)

    By Blogger Portnoy, at 31/12/05 09:39  

  • Gracias, Portnoy, creí que iba a venir Wittgenstein a darme con un pollo de látex en la cabeza.

    By Blogger Danae, at 31/12/05 12:59  

  • Supongo que aquí me leeran. ?Me harían el favor de revisar lo comentarios del último post? (el del Chico Migraña). Hay allí alguien que quiero presentarles.

    Gracias. Y disculpen esta debilidad endogámica. No se volvera a repetir. Lo prometo. Ésta es una ocasion excepcional.

    By Blogger Danae, at 31/12/05 13:01  

  • Observo que los amables lectores de este blog confunden la el Arte con la Realidad.
    La Verdad pertenece al Arte, no a la Realidad.
    Veamos: 2+2=4 es la Realidad.
    La Verdad siempre se refiere a la concordancia entre lo que decimos y su referente.
    Por ejemplo: "Las montañas son fascistas" es una Verdad.
    La Verdad es absoluta, como lo es el Arte.
    El problema es que un número ingente de individuos que han obtenido certificado de ciudadanos con derecho a autoestima, parece empeñado en que todo sea válido
    para, como bien decías, que no se note mucho lo suyo.
    En fin.

    By Anonymous Oscuro, at 3/1/06 18:33  

  • Bienvenido, Jesús

    Tenía una leve sospecha, pero no me atrevía a afirmarlo. Sí, es así. Nunca me he sorprendido a mí misma contemaplando el cielo y pensando "esto es la Verdad". En cambio, ante el Arte, así con mayúsculas, esa Verdad se abalanza sobre nosotros. Esa es la única evidencia que tengo, pero como ya dije, no me hace falta verlo todo para creer, también creo por lo que no veo. Muchas, muchísimas gracias por regalarme esa aclaración.

    Y felicidades por esta frase: "individuos que han obtenido certificado de ciudadanos con derecho a autoestima". La ignorancia es osada, que dicen.

    Un abrazo y un toque de frentes.

    By Blogger Danae, at 5/1/06 10:10  

  • ¿Cómo se atreve tanta gente a decir "dos más dos son cuatro" y quedarse tan ancha? Un problema típico, que empezó a desmontar Goldbach, fue la confusión del valor con la cardinalidad, y la confusión de problemas numéricos y aritméticos. Posiblemente hasta Poincaré todos estaban perdidos. Todos se han perdido desde Pitágoras, el que entendía el problema, y lo buscaba en la música, en cada cuerpo vivo, el que decía que debía calcularse sólo en luna llena.

    Y nada de eso tiene que ver con la realidad ni con la verdad, tanto la matemática como la poesía poseen entidad autónoma del mundo y se entrelazan con este de una forma que nuestro esfuerzo por descubrir solo la enreda más.

    La Verdad, querida... me importa un bledo.

    By Blogger Balcius, at 6/4/06 00:59  

  • El cartel de la peli, es de la versión de Abel Ferrara?... me he tragado las tres, creo que esta me gusta. La primera tiene el suspense muy logrado, pero esta asusta más.

    By Blogger Balcius, at 6/4/06 01:10  

  • Se han cometido tantos crímenes en nombre de la Verdad Absoluta que prefiero vivir con múltiples verdades, procedentes de múltiples "individuos que han obtenido certificado de ciudadanos con derecho a autoestima", a irme a la cama con la incertidumbre de si los poseedores de la Verdad Absoluta no volverán para apalearnos a todos.

    Es el precio que hay que pagar, y, sinceramente, lo hago con gusto.

    By Blogger sfer, at 31/7/06 20:24  

Publicar un comentario

<< Home