jueves, enero 05, 2006

Casa de muñecas / El pato salvaje, de Henrik Ibsen

Casa de muñecas / El pato salvaje
Henrik Ibsen
Cátedra, 1999

No sé si estoy preparada todavía para hablar de Ibsen. El shock que me provocó la lectura de "El pato salvaje" me hizo pasarme tres estaciones de tren, y aún no se ha desvanecido del todo. A veces yo me siento un elemento así, desestabilizador, y verme reflejada en ese espejo, en el rostro de Gregorio Werle, es una experiencia que aún no he asimilado. ¿Qué derecho tiene alguien para destruir nuestra mentira vital? ¿Qué derecho tengo yo para hacerlo? ¿Qué es mejor, sufrir con la verdad o vivir con la mentira?
Es el primer libro que leo de Ibsen y pocas veces había estado tan segura de que un autor me iba a acompañar toda la vida.

[Últimas páginas]

6 Comments:

  • ¿Por qué nadie dice nada de este libro? Qué cosas tan extrañas pasan en internet.

    By Blogger Danae, at 10/1/06 16:22  

  • Yo no digo nada porque, aunque he leído al menos una de las dos obras, no recuerdo, como siempre me sucede, absolutamente nada. ¿No es ridículo?
    Sólo recuerdo (también como siempre) si me gustaron o no: sí, pero no especialmente, creo... en fin, patético.

    By Blogger Portorosa, at 10/1/06 18:06  

  • Bueno, en ese caso lo comprendo. Pensaba que estaba rodeada de admiradores de Ibsen y que, aún así (o precisamente por ello) nadie decía nada.

    En fin, me parece muy mal, pero que muy mal (lee con una sonrisa, por favor) que defiendas con esa vehemencia al señor Faulkner y que de Ibsen digas algo tan descafeínado como "sólo recuerdo (también como siempre) si me gustaron o no: sí, pero no especialmente, creo..."

    Esta es uno de los motivos por los que me irritan los escritores de supernovelón, no ellos en concreto, sino lo que generan, se entiende.

    Dejan tantísimas pistas informando de significados ocultos, referencias soterradas, dilemas morales y sus historias son tan largas y enrevesadas, todo el mundo cree que en ellos se esconde un tesoro, el Tesoro. Así que se esfuerza por comprenderlos, por descifrarlo absolutamente todo. En cambio, cuando se trata de una novelita, o de una obrita de teatro, lo leemos y nos olvidamos de todo. Nos creemos su aparente sencillez. Y a mí me parece que en Ibsen está la clave de muchas cosas, tantas como en cualquier otro tótem.

    En fin. No quiero atacar al señor Faulkner (va a parecer, entre unas cosas y otras, que le odio, y no es así), ni a ti (yo también olvido, y muchas veces, cosas fundamentales), pero me molesta mucho.

    No digo que sea vuestro caso, pero, siguiendo aquella reflexión de Portnoy ("pertenecemos a una mediocridad alta..."), a veces creo que esa es la versión mejorada de cierta actitud de la gente que no lee, pero que se compra los libros más tochos... ya me entendéis, ya sabéis a cuáles me refiero. Como si fueran a peso.

    En fin (otra vez... pero no acabo nunca). Como dije, a mí Ibsen me va a acompañar un largo trecho. Ya os contaré.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 10/1/06 18:43  

  • No, pero no me malinterpretes; yo no recuerdo nunca nada de lo que leo: ya sé que es de coña, pero es así, apenas unos retazos sueltos, jamás puedo reconstruir un argumento o enumerar más de uno o dos personajes; sólo recuerdo, de los libros, la sensación que produjeron en mí y lo buenos o malos que me parecieron (lo cual supongo que me hará, cuando me decida, un relector perfecto).

    Acepto la crítica a mi falta de fervor Ibseniano.
    No acepto, en cambio, lo de los novelones. Fíjate, yo en Faulkner valoro más el cómo escribe que el qué dice.

    Un abrazo, Danae.

    By Blogger Portorosa, at 10/1/06 19:52  

  • Danae, lo que pasa es que hay autores que te hablan más directamente, y a ti te ha pasado con Ibsen (si Saf pasa por aquí se unirá con entusiasmo).

    A mí me ocurre con Chejov.

    By Blogger Ignacio, at 11/1/06 10:48  

  • Sí, es una muy buena manera de explicarlo. Fue impactante, ya os lo dije. Volveré a leerlo cuando me lo devuelvan.

    By Blogger Danae, at 11/1/06 15:46  

Publicar un comentario

<< Home