miércoles, enero 11, 2006

Under the rug

A., me has encontrado, las dos lo sabemos.

Guárdame el secreto.


20 Comments:

  • ¡Pero ese libro es horrible!

    By Blogger Portorosa, at 12/1/06 00:30  

  • Siento discrepar pero ese es un libro maravilloso. Sólo cuando eres consciente de lo cruel que es la existencia puedes ver lo bello que contiene. (Me siento emocionada de presentarme a ud.)

    By Blogger badly drawn girl, at 12/1/06 12:20  

  • Pues yo no necesito ver página tras página de crueldad inventada y concentrada, para ser consciente de ella. Me parece como regodearse y frivolizarla un poquillo. Para crueldad, ya tengo bastante con la real, o con otra también ficticia pero un poco más justificada.

    Todo lo cual sea dicho sin ánimo de discutir; es sólo una opinión muy personal.

    Un saludo.

    By Blogger Portorosa, at 12/1/06 14:19  

  • Me parece fantástico este dibujo que traes. El escritor que mira por debajo de la falda literaria... Abrazos.

    By Blogger IHB, at 12/1/06 18:54  

  • Portorosa, su indignación es conmovedora. Supongo que es exactamente lo que estos dibujos deberían provocar, y sin embargo... a mí me parecen de una ternura extraordinaria. ¿No te parece que hay, mezclada con la crueldad, la inocencia más genuina, la más pura?.

    Eso es lo que nos aterroriza, que la crueldad cruce esa última barrera, que diga lo indecible, que pervierta una de las últimas cosas sagradas que nos quedan.

    Y tranquilo, porque comparado con lo que ven los niños hoy en día sin salir de su casa, Gorey es de lo más inofensivo.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 12/1/06 23:45  

  • Y el arte es arte, no se puede juzgar con las misma leyes que la vida.

    By Blogger Danae, at 12/1/06 23:47  

  • Badly drawn girl, yo también creo que es un libro maravilloso. Me recuerda, en versión hardcore, a uno de mis libros favoritos de cuando era pequeña. Un día os lo presento... o no, a lo mejor lo vuelvo a abrir y me avergüenzo de mi mal gusto. Se llamaba 'El libro de los monicacos', ¿a alguien le suena?

    Por otro lado, tengo que confesarte, bd girl, que cuando he visto ese respeto con el que saludabas me han dado pálpitos. Qué raro es que las mujeres se traten de usted, ¿verdad? A mí, una mujer, nunca me había hablado de usted. Y emocionada de 'presentarse ante '(!) Noto mi ego tocar techo. En fin, bienvenida señora, siéntase como en su casa (supongo que habrá visto que aquí a las señoras/señoritas las tratamos muy bien, no haga caso de lo que le hayan contado por ahí. ¡Mentiras y nada más que mentiras! Son todas unas envidiosas...).

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 13/1/06 00:05  

  • Pues yo no le veo el atractivo a todas esas escenas de crueldad contra infantes (nada gore, no acudan los ávidos de sangre a este libro). Tengo un libro de Tim Burton (es así, ¿no?) que se titula algo así como “La triste historia del niño ostra”, y me produce la misma impresión: crueldad por la crueldad, humor sádico que a mí no me gusta; me desagrada, y no le veo el interés artístico por ningún sitio.
    Y no, no lo encuentro inocente en absoluto.
    Y claro que me aterroriza (más o menos) traspasar la barrera que protege ciertas cosas. Pero es que me parece de lo más normal y recomendable, aterrorizarse por eso.
    Un amigo mío se ríe mucho con los dos libros (de hecho, tiene éste de tu blog, y me regaló el de Burton), y debo reconocer que siempre he pensado que obedece a algún tipo de patología o deficiencia afectiva.

    No se tomen esto último como algo personal, ¿eh?

    Y deberías decirle a Ihb, Danae, que el dibujo representa algo bien distinto del escritor mirando bajo la falda literaria, ¿no?

    Un saludo a todas. Un beso, Danae.

    By Blogger Portorosa, at 13/1/06 08:49  

  • Buenos días, Sr. Portorosa,

    Me remito a lo que dije en mi último comentario: " Y el arte es arte, no se puede juzgar con las misma leyes que la vida."
    El arte no es moral, ni amoral; no es cruel, ni bondadoso, creo yo. El arte es verdad o no lo es. Así que, ¿qué sentido tiene juzgarlo según esos otros criterios? Yo creo que lo único por lo que se podría condenar es porque incorporara la violencia, la crueldad, de forma gratuita, para conseguir un escándalo vacuo, y no creo que este sea el caso. Tal vez lo que pretendía Gorey era justamente la reacción que está teniendo usted, sacudir esos cimientos. ¿Por qué no prueba a leerlo con otros ojos?

    Y respecto a lo de que tenemos una carencia afectiva, no voy a ser yo la que se ofenda. No quiero hablar por los demás, pero sí, la mía es una generación de enfermos e inadaptados, como todas las anteriores, sólo que ahora está dejando de estar mal visto. Es cierto que a veces nos cuelan cosas sin valor, pero de verdad que no creo que sea el caso de Gorey.

    Por cierto, ¿creen ustedes que una persona con una salud afectiva impecable puede mostrar la sensibilidad adecuada para crear o admirar una obra de arte?

    Un abrazo.

    P.S. 1: No estoy segura de que Iván (IHB) está tan equivocado.

    P.S. 2: Me dejan que tenga un momento de vanidad. Es que me ha alegrado notar (y me pasa a menud últimamente) que, si me lo dicen con respeto, no hay prácticamente nada que me ofenda, que me parezca un ataque personal. Y en fin, me ha gustado sentir que (tal vez) esté dejando de defenderme.

    By Blogger Danae, at 13/1/06 10:22  

  • No consigo imaginar cómo debe ser ese individuo de "salud afectiva impecable" y tengo reparos en creer que realmente exista. De hecho, creo que me siento algo amenazada, con toda la fragilidad que me caracteriza, ante las personas "normales", faltos de problemas y orgullosos de ello.

    By Blogger badly drawn girl, at 13/1/06 11:03  

  • Estoy contigo, es TERROR PURO, por eso les dediqué un monumento en la cabecera de mi blog y este comentario en casa del Bachiller Alonso.

    By Blogger Danae, at 13/1/06 11:10  

  • Creo que mi anterior comentario, por las prisas, me salió muy tajante.

    En primer lugar, lo de la carencia afectiva iba por mi amigo, porque en ese caso me baso en un conocimiento mucho mayor, lógicamente. No te des por aludida, pues creo que no tengo ni mucho menos elementos de juicio para “diagnosticarte” algo así.

    Puestos a teorizar sobre salud mental (tema del que lo ignoro todo, como es costumbre en mí), creo que la normalidad (si es que se puede decir qué es normal) no es “una salud afectiva impecable”, sino estar entre unos límites que te sitúen en un terreno asumible por el resto y a ti no te supongan demasiados problemas internos o externos. La normalidad incluye siempre una parte “defectuosa”, que nos humaniza.

    No creo, por otra parte, que disfrutar con este libro invalide a nadie para nada (este “para nada” es literal, no sinónimo de “en absoluto”, que conste...). Ahora bien, ¿cómo veo yo el tema? Como una cuestión de relación coste/beneficio; en este caso, lo desagradable que me resulta no me parece que se vea compensado con nada que yo aprecie (o que yo sepa apreciar, al menos). Me parecían dibujos buenos y muy chocantes, pero ninguna de las dos cosas me bastaban para disfrutar de él.

    Un beso.

    By Blogger Portorosa, at 13/1/06 13:51  

  • No, Portorosa, ahí te equivocas, hay gente NORMAL. Así, sin matices. Y la parte defectuosa no nos humaniza, la parte defectuosa nos jode, es defectuosa y punto. Aunque nos haga más sensibles, más complejos o más interesantes, como queráis.

    Y respecto al libro, yo creo que ya lo estás apreciando, y mucho. Sólo que, como dices, no lo disfrutas. No pasa nada, no sé, a mí no me gustan muchas cosas. Sólo quería hacerte ver, independientemente de que te guste o no, que esa crueldad no era gratuita. Y no lo es.

    By Blogger Danae, at 13/1/06 19:45  

  • Con respecto a la normalidad, mantengo lo dicho.
    Con respecto al libro, yo empecé diciendo que era horrible, y lo sigo diciendo, sea la crueldad gratuita o no, y aprecie yo o no sus virtudes.

    Oye, ¿tú siempre quieres ganar, o qué?

    By Blogger Portorosa, at 14/1/06 15:59  

  • Sr. Portorosa,

    Debo confesarle que me ha chocado bastante su último comentario. Me ha parecido algo cortante, y después de releer toda la conversación, no entiendo qué es lo que le ha llevado a escribirlo con ese tono.

    Yo no creo que el fin último de una discusión sea convencer a nadie, sino entender cuáles son los motivos por los que el otro defiende una determinada postura. Si de esa discusión surge un acercamiento, bienvenido sea, pero si no lo hay, y guardando siempre el respeto que merece la otra persona, no veo porque hay que forzarlo.

    Creo que la discusión podría sintetizarse en estas dos últimas frases que hemos escrito, y en las que ambos mantenemos nuestra postura inicial. ¿Dónde está el conflicto?

    Yo: Sólo quería hacerte ver, independientemente de que te guste o no, que esa crueldad no era gratuita.

    Tú: Con respecto al libro, yo empecé diciendo que era horrible, y lo sigo diciendo, sea la crueldad gratuita o no.

    Y, por cierto, tampoco veo ningún ring.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 14/1/06 17:15  

  • No, no, un momento, un momento...
    Retiro, entonces, mi último comentario. Lo malo de no escribir bien, y de que leyendo no se oiga el tono de voz ni se vean las caras, son cosas como ésta: mi último comentario estaba escrito en broma.
    No eran en broma, en cierto modo, las dos primeras frases (sí su "tono", tan cortante aparentemente). Y sí era una clara broma lo de si querías ganar.

    Lo que ha pasado es que me estaba pareciendo casi como si quisieras convencerme (ahora, releyendo la frase tuya que has destacado, me doy cuenta de que esa impresión no estaba justificada) de que el libro me tenía que parecer bueno, e incluso de que de hecho me lo había parecido sin yo saberlo.
    Y por eso lo de ganar o no.

    No te lo tomes a mal, por favor. Si hay algo de lo que yo rehúyo en internet son los rings; en cuanto veo cualquier atisbo de agresividad dialéctica me marcho.

    Un abrazo.

    By Blogger Portorosa, at 14/1/06 17:59  

  • "...de lo que yo huyo", o "...que yo rehúyo", corrijo. Perdón.

    By Blogger Portorosa, at 14/1/06 18:00  

  • Me alegro de leer su aclaración, la verdad, después de verlo toreando con tal pericia en otras plazas, me había dejado algo extrañada.

    Es lo que tiene esto, sí, pero bueno, afortunadamente las palabras también sirven para resolver malentendidos.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 14/1/06 18:11  

  • Y por cierto, ahora que nadie nos oye, la verdad es que sí que soy algo cabezona. Es que fui hija única muchos años... tal vez.

    By Blogger Danae, at 14/1/06 18:13  

  • Ya decía yo...
    Un abrazo (bueno, me voy a la calle).

    By Blogger Portorosa, at 14/1/06 18:26  

Publicar un comentario

<< Home