miércoles, febrero 22, 2006

Insatisfacción crónica

Algunas veces se crea en torno de mí una especie de expectativa entusiasta.

Otras, sin embargo, no me rodea más que una hermética indiferencia.

No sé cuál de las dos me hace sentir peor.

(Afortunadamente, son muy respetuosas con los turnos.)

18 Comments:

  • Bienvenida al club de los ciclotímicos. Sucede que yo vivo en una montaña rusa. Y es agotador.
    Un abrazo.

    By Blogger princesadehojalata, at 22/2/06 00:48  

  • No he entendido bien qué quieres decir, Danae. No me queda claro si eres el sujeto (lo más probable) o el objeto (en cuyo caso serían ajenos) de ese entusiasmo y esa indiferencia.

    Un abrazo.

    By Blogger Portorosa, at 22/2/06 08:23  

  • Yo, como no tengo personalidad (y la opinión me la están fabricando), digo lo mismo que Portorosa.

    By Blogger innes, at 22/2/06 10:40  

  • Como siempre dice filibustera, esto a veces es así y a veces es de otra manera... (espero que esta frase no tenga copyright porque si no me va a desplumar...)

    By Blogger vilipendia, at 22/2/06 11:32  

  • Lo que te hace sentir peor es el entusiamos que, derrepente, cae en la indiferencie, como si aquello que te había levantado del suelo volviera a tirarte de golpe.
    Pero hay días en los que la indiferencia se transforma en entusiasmo, y esos son perfectos.

    By Blogger badly drawn girl, at 22/2/06 16:09  

  • Pertenezco al grupo de entusiastas expectantes de tu persona, así que nada que decir.

    En cuanto a los que te rodean con indiferencia:

    1.Gloria a Dios en las alturas
    todo el mundo cantará,
    y hasta aquellos que te ignoran,
    a tus pies se postrarán

    2.Gandhi: "Primero te ignoran, luego se ríen de ti, luego te atacan y, finalmente, ganas"

    3.Cóbrale a tu doctor, abogado, etc. por el tiempo perdido en la sala de espera. Ponte agresivo si te ignoran.

    4.Invéntate un lenguaje y sal a la calle a hablar con la gente. Insulta a aquellos que no te entiendan. Vete a una comisaria y pide un traductor.

    c'est moi mon amour

    By Anonymous Anónimo, at 22/2/06 23:07  

  • Portorosa, supongo que si tuviera una respuesta concisa a tu pregunta, la mitad del problema estaría resuelto. No obstante, en esta ocasión, me refería a mí como objeto. (Si esto es posible). Creo que se acerca una nueva entrega de la serie "Inhibición intelectual".

    By Blogger Danae, at 22/2/06 23:20  

  • Cristina ya lo dijo una vez por aquí (con otras palabras). En realidad no existe nada ahí fuera, todo está en nuestra mirada. Esa montaña rusa de la que habla la Princesa, y también BD Girl, no existe, la creamos nosotros.

    By Blogger Danae, at 22/2/06 23:27  

  • Innes, ... (¿Innes?)

    By Blogger Danae, at 22/2/06 23:27  

  • En realidad, ambas cosas son malas: las expectativas entusiastas a tu alrededor suelen acabar en frustraciones del mismo nivel (Vid. Informe para una academia, de Franz Kafka) ya que nada está nunca al nivel de la expectativa que suscita y, la indiferencia hermética, pues eso.
    A preferir, la indiferencia; por lo menos se puede fingir que eres tú el que se muestra indiferente.

    By Anonymous El Oscuro, at 22/2/06 23:32  

  • Anónima, creo que me falta algo de paranoia para seguir esos cuatro consejos.

    By Blogger Danae, at 22/2/06 23:32  

  • Acabo de darme cuenta de que en las últimas semanas he escrito desde la cuenta de email en la que aparece mi nombre a dos personas que no me conocen en el mundo real, y desde la de Danae, a otra que no me conocía como personaje de ficción. ¿Es posible gestionar peor el propio anonimato? Afortunadamente (lo he comprobado), google no dice mucho de mí. Maldito google. Me pareció fascinante hasta que me di cuenta de que también podía ser usado contra mí. En fin. Mi vida está plagada de actos fallidos, debe haber una fuga en algún sitio... Meteré mi cabeza en un barreño, y haré la prueba de las burbujas.

    By Blogger Danae, at 22/2/06 23:46  

  • Hola, Danae. (Hola)

    By Blogger innes, at 23/2/06 00:19  

  • (Es que esa frase no parece escrita por ti.)

    By Blogger Danae, at 23/2/06 07:32  

  • Oscuro, no había leído tu comentario. Eso es exactamente. Y el temor a no cumplir con las expectativas se traduce, a menudo, en una paralización. En cuanto a la indiferencia, no tendría más problema, a no ser que a veces procede de personas cuya opinión es importante para nosotros de algún modo, y otras, de personas que nos bloquean caminos en la Realidad.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 23/2/06 07:38  

  • (¿Qué frase, la que dejé más arriba?) Es irónica, claro.

    By Blogger innes, at 23/2/06 12:26  

  • Huuuum... creo que, trasladados al lado interno del espejo, hay otros dos sentimientos que me rodean (surgen de mí pero no parecen míos)

    Uno es las ansias fulminantes de poner en marcha proyectos (quizás es una respuesta subconsciente a esa expectativa de la que tú hablas), dicho sea de pasa, proyectos que en ello se quedan.

    El otro es la abulia más absoluta, el sumirme en un limbo de ataraxia brutal en que ni siento ni padezco ni hay quien me mueva ni quien no. Como para morirse... de inercia. (¿Respuesta inconsciente a la hermética indiferencia?)

    En cuanto a la gestión del anonimato... hum... hum... as-tu peur de quelque chose?

    By Anonymous Cristina, at 23/2/06 16:23  

  • Cristina,

    Si me permites, yo creo que esas ansias fulminantes, esa energía, quizás más que una respuesta, es justamente el elemento que seduce a los que te rodean. (recuerda conmigo al tío Frommm) Y de la abulia: ¿falta de confianza, miedo a la frustración, bajo nivel de paranoia, todo eso junto?. Pero creo, y lo aplico a casi todo, que es proceso es siempre se dentro hacia fuera. Todo lo que te rodea lo creas tú, porque todo está contenido en tu actitud hacia ello.

    Proyectos que en ello se quedan... Yo también vivo ahora en una especie de ralentí, pero tarde o temprano hay que cruzar la línea de las fantasías.

    Un abrazo.

    P.S. J'ai peur de tout et de rien. ¿Es posible esto?

    By Blogger Danae, at 24/2/06 11:12  

Publicar un comentario

<< Home