viernes, marzo 31, 2006

Evasión

Ayer pasé por delante de un hospital de Barcelona al que llevan a la gente a morir. Vi salir a un hombre, en bata y zapatillas. Tenía unos cuarenta años y la mirada estrábica, perdida. Cruzó la calle, con pasos cortos y apresurados, sin girarse una sola vez. Me quedé allí paralizada, siguiéndole con la mirada hasta que desapareció calle abajo.

¿Funcionará?, pensé.

jueves, marzo 30, 2006

Odio mucho

Esta noche he soñado que mi férula se había roto. Para los que no lo sepan, una férula de descarga es un artefacto de plástico rígido y translúcido que se coloca durante la noche sobre la corona de los dientes —los inferiores o los superiores en función del antojo del dentista— y que sirve para protegerlos de la excesiva presión a la que se ven sometidos cuando el paciente da rienda suelta a sus sueños agresivos compensatorios. Después de seis meses con ella, mi mandíbula ha dejado por fin de crujir de forma perceptible, pero a veces la castigo tanto que me despierto sobresaltada y tengo que asegurarme de que sigue de una pieza. Si tienen ustedes la suerte de contar entre sus familiares con un doctor —un chamán de nuestros días— seguramente les dirá que una férula de descarga es útil para contener la presión maxilar nocturna propia de situaciones de "estrés" o "nervios" (maravillosos eufemismos), pero en realidad, créanme, su función es la de contener el odio. Es, en fin, una especie de bozal de uso interno que me permite disfrutar sin luxaciones de la ilusión de morderles a todos ustedes. Porque yo odio mucho. Y no estoy hablando de una ligera antipatía, sino de una dedicación meticulosa, artesanal, diría yo. Jamás lo recomendaría como proyecto vital, pero es indiscutible que se trata de una fuente de energía inagotable. El odio como labor intelectual nos hace, sin duda alguna, ser mejores. Yo ahora, por ejemplo, estoy odiando a un joven escritor español, uno de esos advenedizos que tiene aún en la mirada ese punto de sorpresa de los que no se lo acaban de creer. Su único mérito hasta la fecha es el de haber sabido aprovechar el momento de confusión en el que nos hallamos para hacer pasar sus fermentos onanistas por las obras de una joven promesa de la literatura española. Soy consciente de que debería buscar objetivos de mayor envergadura, pero es en este primer estadio, tan próximo, en el que estos sujetos me hacen alcanzar los más altos niveles de exasperación. Me los topo a cada paso, revolcándose con autocomplacencia en su lodazal, estableciendo alianzas para dar a su farsa cierta apariencia de realidad. Han convertido el oportunismo en un arte, y a él destinan todas sus energías, con el enorme perjuicio que esto supone para las demás. Pero eso a ellos les da igual, sólo quieren a toda costa formar parte de algo que se descompone en su presencia. Siento que habitamos el mismo mundo y que en cierto modo nos estamos disputando nuestro lugar en él. No, es algo más, es la pervivencia de una mirada, de nuestros respectivos sistemas lo que esta en juego. Hasta aquí, al margen de cierto tono paranoico que emana de mis palabras, supongo que la mayoría de ustedes no encontrará nada fuera de lo corriente, pero es que, como les decía, lo que convierte mi modo de odiar en algo excepcional es la disciplina férrea con la que me aplico en él. Porque soy capaz de dedicar largas horas a documentar mi odio, capaz de rastrear la red hasta sus últimos confines para encontrar sus palabras, las pruebas que me demuestren lo justificado que está. Llevo a cabo interrogatorios, leo entre líneas, soy capaz incluso —sí, lo soy— de leer sus libros si no me queda más remedio. Investigo sus referentes, me escondo tras una columna si casualmente me encuentro con uno de ellos en un café o en una librería, y desde allí, parapetada, anoto mentalmente cada una de sus descuidadas confesiones. Y pienso en ellos, y les saco fotos, y se las muestro a los que están conmigo, en busca de una reafirmación. Elaboro monólogos, los convierto en batallas dialécticas, imagino sus réplicas, me arrincono a mí misma, me quedo sin palabras. Vuelvo a mi esquina, mido mis fuerzas, preparo el siguiente asalto. Sus argumentos están vacíos, pero son sólidos, lleva años elaborándolos, le va la vida en ello. Miro a los que nos rodean, busco un apoyo que, incomprensiblemente, no llega. Nadie va a posicionarse hasta que no vea clara la victoria. El señor C. me despierta, parece preocupado, dice que estaba frotando los dientes. Un ruido extraño, como si afilaran un hacha. Le explico y no puede creer que me agote de esa manera en individuos tan insignificantes. Dice que en todo caso no debería sentir por ellos más que una lástima distante. Y me escribe un cuento formidable, se titula Basualdo. Es la historia de un hombre cuya desgracia ha sido que todos los que le rodeaban lo tenían por un genio. Le digo que quiero destruir esa mentira, que quiero desenmascararlo. Y mientras vuelve a dormirse, me respondo a mí misma que me equivocaría, como Werle. Me incorporo, me observo con distancia, evalúo las dimensiones de mi absurdo, me rio. Pero para cuando despierto, ya lo he olvidado. Me conecto a los auriculares, suena Cohen, I’m guided... y mi particular lucha cobra de nuevo sentido. Tal vez malinterpreté las instrucciones.

domingo, marzo 26, 2006

Black Music Playlist (1). Mahalia Jackson

"Black and proud and beautiful"
Coretta Scott King

El día 28 de agosto de 1963, a las ocho de la mañana, había apenas una cincuentena de personas a los pies de la escalinata del Lincoln Memorial, en Washington. Horas después, eran 250.000, la marcha más multitudinaria de toda la historia de los Estados Unidos. Esos hombres y mujeres, negros, blancos y famosos varios, estaban allí para reclamar sus derechos: en muchos estados, sobre todo en los del sur, seguían vigentes leyes segregacionistas que negaban a los negros el acceso al trabajo, leyes (insisto) que les impedían votar y que les obligaban a vivir en ghettos miserables a las afueras de las ciudades, leyes que les prohibían ocupar los asientos del autobús reservados para los blancos, caminar por sus barrios a partir de una hora determinada y que incluso legitimaban la violencia contra los negros si se atrevían a incumplirlas. Sin embargo, muchos de ellos, distanciándose de las consignas radicales de Malcom X, creían que era posible una vía pacífica para conseguir los mismos derechos que los blancos. Así que aquel día, pese a la rabia acumulada a lo largo de tantos años, simplemente se sentaron allí, sobre la hierba.

Y escucharon a Mahalia.

Mahalia Jackson era por aquel entonces un símbolo para la comunidad negra. Había nacido en uno de los barrios más pobres de Nueva Orleans, llamado Black Pearl, en 1912. Sus padres, los primeros de la familia que habían nacido “libres”, eran un barbero que ejercía también de predicador a tiempo parcial y una lavandera que murió cuando Mahalia tenía cinco años. Creció en casa de unos familiares, escuchando los discos de Bessie Smith y de Ma’ Rainey, las primeras reinas del blues; y puerta con puerta con una iglesia en la que empezó a cantar siendo todavía una niña.

En 1928, con dieciséis años, se trasladó a Chicago. Quería ser enfermera, pero al final acabó en una de las escuelas de Madame C. J. Walker... Y si no fuera porque me alejaría mucho del tema, les explicaría también la vida esta señora, la primera mujer negra que consiguió hacerse millonaria, lanzando una línea de productos de belleza destinada exclusivamente a las mujeres negras. Así de primeras puede parecer un poco frívolo, pero gracias a ella esas mujeres descubrieron por primera vez que sus rasgos no eran motivo de vergüenza, ganaron en autoestima y adquirieron mejores hábitos higiénicos. Además creó un sistema de ventas en red que permitió a muchas de ellas disponer de recursos económicos propios por primera vez en sus vidas y fundó escuelas en las que muchas mujeres, como Mahalia, pudieron aprender un oficio.

Mientras intentaba sacar adelante su salón de belleza, Mahalia comenzó a cantar en el primer grupo de gospel profesional de Chicago y se convirtió en una pequeña estrella en la ciudad. Poco después grabó su primer disco, que fue un fiasco. La discográfica, y también su marido, que veía perfectamente donde estaba realmente el dinero, la presionaron para que grabara un disco de blues. Pero Mahalia había decidido ya que nunca cantaría una canción que no fuera espiritual: "When you sing gospel you have a feeling there is a cure for what's wrong. But when you are through with the blues, you've got nothing to rest on". Y nunca lo hizo, aunque puso en sus canciones toda el alma del blues. Esa idea de la religiosidad está presente en casi toda la música negra, incluso en los que se han dedicado a otros géneros. Pero los cantantes de gospel no sólo ofrecen su voz a Dios, sino que la entienden como un don que han recibido directamente de él, tan sólo un instrumento que pierde su sentido si se usa para algo que no sea transmitir su palabra.

Después de ese rechazo, Mahalia se dedicó a cantar en las iglesias, primero en Chicago y más tarde en todo el país, casi siempre acompañada del pianista Thomas A. Dorsey, uno de los principales precusores del gospel blues. Gracias a sus composiciones, el gospel se fue haciendo cada vez más popular y también más respetado, aunque a muchos sectores de la población negra les desagradaba ese gospel tan emocional, tan vivo, tan cercano a sus raíces. Para muchos, en fin, era demasiado mundano y demasiado vibrante para sonar en una iglesia civilizada y, además, les recordaba a un pasado que querían dejar atrás.

Sin embargo, diez años después, la fama de Mahalia era ya incontestable y de nuevo una discográfica le ofreció grabar un disco. Move on up a little higher vendió, sólo en Estados Unidos, más de un millón de discos. Mahalia se convirtió en “the only Negro whom Negroes have made famous".

En los veinte años que siguieron, Mahalia actuó delante de presidentes, reyes, apareció en el show de Ed Sullivan, creó un programa de radio, hizo giras por Europa (al norte de los Pirineos), Japón, África y la India (sus conciertos, larguísimos, son legendarios), creó fundaciones para niños, se mudó de barrio —lo que en su caso, teniendo en cuenta el peligro que conllevaba, se puede considerar casi un desafío—, puso una tienda de flores, y, sobre todo, se comprometió. Después de su primer encuentro, en el aniversario del histórico gesto de Rosa Parks, en 1956, se involucró totalmente en la lucha por los derechos civiles encabezada por Martín Luther King, y él, a su vez, se enamoró de su voz.

Por eso, aquel día de agosto le pidió que cantara I’ve been ‘bucked and I’ve been scorned, un clásico del gospel que provocó una tremenda catarsis. Cuando la canción terminó, King subió a la tarima y empezó el discurso que tenía preparado. En él hablaba de la difícil situación que les había tocado vivir, de sus reivindicaciones, de sus esperanzas, pero sus palabras no llegaban, era un discurso frío, político, y las 250.000 personas que estaban allí, escuchándole, necesitaban algo más.

Cuando ya estaba a punto de sentarse, cuentan que Mahalia le susurró: “Explícales lo del sueño, háblales del sueño”. Y el reverendo King, se acercó de nuevo al micrófono y les habló: “I have a dream...”

- - - - - - - - - -

Aquí les dejo estas dos canciones. No he sido capaz de escoger entre la potencia de Walk in Jerusalem y el estremecedor crescendo de The Upper Room. Tal vez hubiera sido más apropiado escoger alguna de esas canciones en las que lanzaba mensajes alentadores, llenos de promesas de libertad, como We shall overcome, Move up a little higher o How I got over; o alguno más signiticativo, como el que cantó para Martín Luther King en su funeral (y que más tarde cantaría para ella su discípula Aretha Franklin): Precious Lord, take my hand... Pero es con estas dos canciones con las que Mahalia consigue desarmarme completamente; su voz suena con una fuerza y una pureza indescriptibles; cada giro, magistral, perfecto, me desconcierta; me quedo sin respiración, paralizada en sus consonantes; me deslizo por sus hallelujahs; me lleno de vida en cada uno de ellos; y, en fin, me planteo muy seriamente creer, yo también, en Dios.


Black Music Playlist. Track #1

Walk in Jerusalem - Mahalia Jackson

Way up, way up
Way up, way up
High up in Jerusalem
When I die

Go knows I'm gonna
Walk in Jerusalem
Talk in Jerusalem
Sing in Jerusalem
Be in Jerusalem
High up in Jerusalem whe I die

Oh, be in Jerusalem
Sing in Jerusalem
Shout in Jerusalem
Pray in Jerusalem
High up in Jerusalem when I die.

Hmm, when I get down to the river
I'm gonna stick my sword in the sand
For I spy the ol' ship of Zion
Who took a-many to the Promised Land
Way over in Buelah
Where there ain't no dying there
Where the saints shoutin' victory
Oh, they singin', Lord, everywhere
Way over in Buelah
I hear the voice of friends I've known
They been gone on, gone on to Glory
Well, well a long time ago
They been waitin'
They been watchin'
They been waitin' at the beautiful gates
And one day I'm gonna meet them
Oh, I'm gonna sing forever more
Way over in Buelah
I see the Captain beckoned to me
Well, he's callin' all God's chirrun'
Oh, to meet him on the Promised Land.

God knows I'm gonna
Walk in Jerusalem
Talk in Jerusalem
Sing in Jerusalem
Be in Jerusalem
High up, oh, in Jerusalem
When I die, Oh yeah

Well, be in Jerusalem
Sing in Jerusalem
Shout in Jerusalem
Sing in Jerusalem
High up, oh, in Jerusalem
When I die.



Black Music Playlist. Track #2

The Upper Room - Mahalia Jackson

In the upper room with Jesus
Sitting at His blessed feast
Daily does my sin confessing
Begging for His mercy, sweet
Trusting in his grace and power
Seeking there, His love in prayer
It is then I feel the spirit
As I set with him in prayer

Oh, it's in the upper room with Jesus
Oh, it's in the upper room
Talking with my Lord
Yes, and your God
Well, it's in the upper room
Yes, it's in, in the upper room
Well, it's in, in the upper room
Talking with my Lord, yes, and my God
Hallelujah


jueves, marzo 23, 2006

Restart

restart

sábado, marzo 18, 2006

Miedo

Me da miedo cruzarme por la calle con una niña disfrazada de princesa, me da miedo sentarme en el autobús junto a un hombre leyendo Harry Potter, me da miedo que Friends sea la serie favorita de todo el mundo, me da miedo el cine español, me da miedo la gente a la que le gusta los coches, me dan miedo las chicas demasiado maquilladas, me dan miedo los que están de vuelta de todo, me dan miedo los modernos, me dan miedo los niños que no lo son, me dan miedo los viejos que no han aprendido nada, me dan miedo los que tienen miedo y me dan miedo los que no lo tienen. Miedo, miedo, miedito.

miércoles, marzo 15, 2006

Black Music Playlist

Aunque sé que iniciando esta serie me lanzo de cabeza a un más que probable fracaso académico (y también a un estrepitoso descenso de popularidad de este blog, si es que la tenía), voy a cometer la osadía de tratar de resumir lo que significa para mí la música negra. Les advierto de entrada que no voy a hablar de jazz (o al menos, no de jazz instrumental), en primer lugar porque no creo que mis vagos conocimientos vayan a aportar nada, y en segundo lugar, porque considero que disfruta de un estatus que hace innecesaria cualquier reivindicación.

La primera en sonar será Mahalia Jackson.

- - - - - - - - - -

Se admiten toda clase de sugerencias, consejos y recomendaciones varias, así como cualquier tipo de reacción violenta.

Dave Chappelle's Block Party (Michel Gondry, 2005)

lunes, marzo 13, 2006

Para los que odian el hip hop

Para todos aquellos que odian el hip hop, para todos aquellos que creen que el rap no es música, para aquellos a los que todas las canciones les suenan igual, para los que los que creen que se trata tan sólo de negros matones con dientes de oro lanzando mensajes misóginos y agresivos, para los que creen que es un síntoma de decadencia cultural, para los que no comprenden que es el hip hop el que ha recogido la herencia de la música negra, para los que no se han dado cuenta de que ésta no termina en el jazz, para los que, por supuesto, no se han preocupado de tratar de entender las letras, para los que creen que un sample es un plagio, para los que no saben ver que un ejercicio de creatividad, para los que están llenos de prejuicios hacia lo que no entienden, para los que no saben reconocer el talento, la vida, para los que no entienden el valor que tienen para toda esa gente esas canciones que hablan de los que todo el mundo olvida, en fin, para todos esos, después del concierto que he vivido esta noche, sólo puedo decir que lo siento por ellos.

viernes, marzo 10, 2006

Those Little Things


My Favorite Things - Mark Murphy


Una de esas canciones sencillas que me aplico sobre la frente de vez en cuando...

miércoles, marzo 08, 2006

Feliz Día de la Mujer

Antígona

Ariadna

Calipso

Clitemnestra y Casandra

Danae

Dido

Eurídice

Medea

Pandora

Pasífae

Penélope

Psique

domingo, marzo 05, 2006

Por si no ha quedado claro

El psicoanálisis no es pernicioso, lo que es pernicioso es, por ejemplo, que la gente lo use mal, que se lo aplique como si fuera el horóscopo o que deposite en él demasiada confianza.

Como ya he dicho antes, quizás no lo suficientemente alto:

ME NIEGO A DELEGAR RESPONSABILIDADES.

Por tanto, para mí, el psicoanálisis es lo que yo hago de él. Intento no esperar que nada ni nadie me solucione la vida.

La lentitud de los gramófonos

Este maravilloso título, que mi maldita noción de la ética me impedirá utilizar en mi propio beneficio, es el de un blog que me ha dejado entusiasmada.

No sé quién hay detrás, pero su habilidad para confundir distintas voces en un mismo mensaje, como en su manifiesto, me hace sospechar que se trata de un nodo. Un nodo con buen gusto.

Un equilibrio exacto y peligroso

Yo, por encima de cualquier otra cosa, lo que más deseo es ser feliz. O, como mínimo, todo lo feliz que sea posible. A simple vista, entiendo que les pueda parecer un proyecto de vida algo simple. Pero yo lo deseo con tal intensidad que si tuviera la certeza de que jamás voy a conseguirlo, no dudaría ni un momento en autoeliminarme. Supongo que muchos de los que lo han hecho antes, lo hicieron también guiados por esa certeza. De hecho, junto con la venganza -no nos engañemos, un suicidio es acto de venganza contra los que no supieron aferrarnos a la vida-, no se me ocurre otra razón de peso para hacernos desaparecer.

Pero, disculpen esta divagación. Yo, como les decía, deseo ser feliz. Desgraciadamente, no he sido dotada con el nivel de estupidez necesario para lograr este objetivo con relativa facilidad, ni tampoco con una apropiada tendencia al escepticismo que consiga hacerme desistir. No me queda, por tanto, otra salida que dedicarme concienzudamente a la búsqueda. Y es un proceso complejo, porque no sólo quiero ser feliz, sino que quiero saber por qué lo soy. Por otro lado, como la responsabilidad del éxito depende exclusivamente de mí, cualquier descuido puede ser fatal: un pequeño devaneo de mi conciencia puede llevarme a despertar en una vida que no es la mía, ya sea ésta una ensoñación autocomplaciente o una pesadilla cinco tallas más grande, a lo David Byrne.

El primer dilema que se me plantea es si debo concederme todo aquello que parece contener una promesa de felicidad. Algo me dice que en algunos casos esa promesa es tan sólo una trampa; que tras el más bello canto pueden ocultarse seres monstruosos. En fin, la línea que separa los tesoros de los espejismos es extremadamente frágil, y me aterra la idea de equivocarme y no poder volver atrás.

Pero, ¿cómo puedo saber dónde está exactamente esa línea, si es que realmente existe? ¿Y cómo podré averiguarlo si no me atrevo antes a cruzarla? Y, sobretodo, ¿qué ocurre exactamente si lo hago? Mientras intentaba contestarme encontré de una forma nada casual este fragmento de Chesterton:

Si nuestra vida fuera tan bella como un cuento de hadas, tendremos que recordar siempre que toda la belleza de los cuentos de hadas reside en esto: que el príncipe siente un asombro que termina justo antes de llegar al miedo. Si teme al gigante, el príncipe llegará a su fin; pero si el gigante no le asombra, llegará a su fin el cuento de hadas. Todo el asunto depende de que el príncipe sea bastante altivo para desafiar. Así nuestra actitud de respeto al gigante del mundo, no debe ser meramente aumentar la sumisión o aumentar el desdén: debe ser una proporción determinada de las dos cosas, la cual, ha de ser exactamente correcta. Por las cosas externas a nosotros debemos sentir una reverencia tal que no haga hollar el pasto temerosamente. Por las cosas externas a nosotros debemos sentir un desdén tal que, en el momento debido, nos haga escupir a las estrellas. No obstante (si hemos de ser bueno o felices), esas dos cosas deben ser combinadas no en cualquier combinación sino en una combinación determinada. La perfecta felicidad de los hombres sobre la tierra (si llega alguna vez), no será algo liso y compacto como la satisfacción de los animales. Será un equilibrio exacto y peligroso; como el de una novela desesperada. El hombre debe tener justo la suficiente fe en sí mismo como para correr aventuras y justo la suficiente duda en sí mismo como para gozarlas.

G. K. Chesterton
Ortodoxia
(pág. 75)


Un equilibrio exacto y peligroso... Un año antes de retirarse a un monasterio, y cuando muchos, de nuevo, no esperaban ya nada de él, Leonard Cohen publicó The Future. Les dejo aquí la primera y quizás la más enérgica sacudida del disco, una tremenda revisión del Apocalipsis adaptada a los tiempos modernos. Y de paso, con esta Babylon Now, traigo por fin a este blog a ese señor al que tanto debe (y no me refiero sólo al título). No creo que sea recomendable asumirla al pie de la letra, de hecho hay bastantes cosas con las que no estoy de acuerdo, pero creo que habla indudablemente de ese otro lado de la línea, de ese lugar en el que el equilibrio, simplemente, no existe.



The Future - Leonard Cohen


The Future

Give me back my broken night
Devolvedme mi noche rota
My mirrored room, my secret life
Mi casa de los espejos, mi vida secreta
It's lonely here,
Esto está muy solitario
There's no one left to torture
No queda nadie a quien torturar
Give me absolute control
Dadme control absoluto
Over every living soul
Sobre todas las almas
And lie beside me, baby,
Y acuéstate conmigo,
That's an order!
Es una orden!

Give me crack and anal sex
Dadme crack y sexo anal
Take the only tree that's left
Coged el último árbol que quede
And stuff it up the hole
Y atascadlo en el agujero
In your culture
Que hay en vuestra cultura
Give me back the Berlin wall
Traedme de vuelta el muro de Berlín
Give me Stalin and St Paul
Traedme a Stalin y a San Pablo
I've seen the future, brother:
Yo he visto el futuro, hermano:
It is murder.
Es un asesinato.

Things are going to slide, slide in all directions
Todo va a desprenderse, en todas las direcciones
Won't be nothing
Nunca más volverá a haber algo
Nothing you can measure anymore
Que puedas medir
The blizzard, the blizzard of the world
El vandaval, el vendaval del mundo
has crossed the threshold
ha cruzado el umbral
and it has overturned
y ha trastocado
the order of the soul
el orden del alma
When they said REPENT REPENT
Cuando ellos dicen ARREPIÉNTETE ARREPIÉNTETE
I wonder what they meant
Me pregunto qué quieren decir
When they said REPENT REPENT
Cuando ellos dicen ARREPIÉNTETE ARREPIÉNTETE
I wonder what they meant
Me pregunto qué quieren decir
When they said REPENT REPENT
Cuando ellos dicen ARREPIÉNTETE ARREPIÉNTETE
I wonder what they meant
Me pregunto qué quieren decir

You don't know me from the wind
Tú no me conoces a través del viento
You never will, you never did
Nunca lo harás, nunca lo hiciste
I'm the little jew
Yo soy el pequeño judío
who wrote the Bible
Que escribió la Biblia
I've seen the nations rise and fall
He visto las naciones erigirse y caer
I've heard their stories, heard them all
He oído sus historias, he oído todas ellas
But love's the only engine of survival
Pero el amor es el único motor de supervivencia
Your servant here, he has been told
A vuestro siervo aquí le fue ordenado
To say it clear, to say it cold:
Decirlo claro y con frialdad
It's over, it ain't going
Se acabó, esto ya no va a ir
Any further
Más allá
And now the wheels of heaven stop
Y ahora las ruedas del cielo se paran
You feel the devil's riding crop
Sientes al demonio acortando la distancia
Get ready for the future:
Prepárate para el futuro:
It is murder
Es un asesinato

Things are going to slide...
Todo va a desprenderse, en todas las direcciones...

There'll be the breaking of the ancient
Va a derrumbarse el antiguo
Western code
Código occidental
Your private life will suddenly explode
Tu vida personal va a estallar de repente
There'll be phantoms
Habrá espectros
There'll be fires on the road
Habrá fuegos en las calles
And the white man dancing
Y hombre blancos danzando
You'll see a woman
Verás a una mujer
Hanging upside down
Colgada boca abajo
Her features covered by her fallen gown
Sus cualidades ocultas por el vestido volteado

And all the lousy little poets
Y todos esos poetas deleznables
Coming round
Rondado por ahí
Tryin' to sound like Charlie Manson
Intentando sonar como Charlie Manson
and the white man dancin'
Y hombres blancos danzando

Give me back the Berlin wall
Traedme de vuelta el muro de Berlín
Give me Stalin and St Paul
Traedme a Stalin y a San Pablo
Give me Christ
Traedme a Cristo
or give me Hiroshima
o Hiroshima
Destroy another fetus now
Destruid otro feto ahora
We don't like children anyhow
De todos modos, no nos gustan los niños
I've seen the future, baby:
He visto el futuro:
it is murder.
Es un asesinato

Things are going to slide...
Todo va a desprenderse, en todas las direcciones...


Según Cohen, el amor es lo único que nos permite seguir teniendo esperanza. ¿Amor? Normalmente, soy bastante reacia a que alguien hable por mí, pero si las palabras con las que lo hacen son tan perfectas como las que siguen, soy capaz de permitirlo dos veces en un mismo post.



I'm Your Man (live) - Leonard Cohen


I'm Your Man

If you want a lover
Si quieres un amante
I'll do anything you ask me to
Haré cualquier cosa que me pidas
If you want another kind of love
Y si quieres otro tipo de amor
I'll wear my leather mask for you
Me pondré una máscara de cuero por ti
If you want a partner, take my hand
Si quieres un compañero, toma mi mano
Or if you wanna strike me down in anger
O si quieres abatirme con ira
Here I stand
Aquí estoy
I'm your man
Soy tu hombre

If you want a boxer
Si quieres un boxeador
I will step into the ring for you
Saltaré al ring por ti
And if you want a Jewish doctor
Y si tú quieres un médico judío
I'll uncover every inch of you
Desvelaré cada pulgada de ti
If you want a driver, climb inside
Si quieres un chófer, sube
Or if you wanna take me for a ride
O si quieres darme una vuelta
Well you know you can
Bien, tú sabes que puedes
I'm your man
Soy tu hombre

Yeah the moon's too bright
La luna es tan brillante
And the chain's too tight
Y las cadenas están tan sujetas
And the beast won't go to sleep
Y la bestia no se irá a dormir
I've been running through all these promises to you
He estado repasando todas esas promesas
That I made and I could not keep
Que te hice y que no cumplí
Ah but a man never got a woman back
Ah pero un hombre nunca hará volver a una mujer
Not by begging on his knees
Rogando de rodillas
Or I'd crawl to you baby
O si no, me arrastraría hacia ti
And I'd fall at your feet
Y caería a tus pies
And I'd howl at your beauty
Y aullaría a tu belleza
Like a dog in heat
Como un perro en celo
And I'd claw at your heart
Y arañaría tu corazón
And I'd tear at your sheet
Y lloraría en tus sábanas
I'd say please
Diría por favor
I'm your man
Soy tu hombre

If you've got to sleep for a minute on the road
Si tienes que dormir un minuto en el camino
I will steer for you
Llevaré el volante por ti
And if you want to work the street alone
Si quieres inspeccionar sola la calle
I'll disappear for you
Desapareceré para ti
If you want a father for your child
Si quieres un padre para tus hijos
Or only wanna walk with me another mile across the sand
O sólo quieres caminar conmigo otra milla por la arena
I'm your man
Soy tu hombre

Yeah the moon's too bright
La luna es tan brillante
And the chain's too tight
Y las cadenas están tan sujetas
And the beast won't go to sleep
Y la bestia no se irá a dormir
I've been running through all these promises to you
He estado repasando todas esas promesas
That I made and I could not keep
Que te hice y que no cumplí
Ah but a man never got a woman back
Ah pero un hombre nunca hará volver a una mujer
Not by begging on his knees
Rogando de rodillas
Or I'd crawl to you baby
O si no, me arrastraría hacia ti
And I'd fall at your feet
Y caería a tus pies
And I'd howl at your beauty
Y aullaría a tu belleza
Like a dog in heat
Como un perro en celo
And I'd claw at your heart
Y arañaría tu corazón
And I'd tear at your sheet
Y lloraría en tus sábanas
I'd say please
Diría por favor
I'm your man
Soy tu hombre


Y les aseguro que en mi cabeza, por irreal que parezca, la relación entre Chesterton, The Future y I’m Your Man está perfectamente justificada. Lamentablemente, y mientras no inventen algo mejor (un intercambiador de pensamientos, por ejemplo), no tengo más remedio que depositar mi confianza en la desoladora torpeza de mis palabras.

- - - - - - - - - -

"I always experience myself as falling apart, and I'm taking emergency measures. It's coming apart at every moment. I try Prozac. I try love. I try drugs. I try Zen meditation. I try the monastery. I try forgetting about all those strategies and going straight. And the place where the evaluation happens is where I write the songs, when I get to that place where I can't be dishonest about what I've been doing." [+]

sábado, marzo 04, 2006

Hold the line, please

Tengo veintiséis años y ya he recibido más llamadas telefónicas destinadas a otros de las que jamás recibiré para mí.

No me digan que no es triste.

5 Guineas

Ahí a la derecha les dejo un nuevo link que me ha parecido interesante. Se trata de un (todavía) proyecto de revista monográfica que presentará su primer número el 14 de abril. He pensado que a algunos de ustedes podría interesarles aportar algo en la sección de microrrelatos y en la de fotorrelatos (y creo que ya saben a quién me refiero).

Este primer número llevará por título Falsificaciones, mentiras y otras falsedades. Si a eso le unimos que, en una misma página, he encontrado una foto de Welles y una de Chesterton, díganme, ¿cómo me iba a resistir?