sábado, marzo 18, 2006

Miedo

Me da miedo cruzarme por la calle con una niña disfrazada de princesa, me da miedo sentarme en el autobús junto a un hombre leyendo Harry Potter, me da miedo que Friends sea la serie favorita de todo el mundo, me da miedo el cine español, me da miedo la gente a la que le gusta los coches, me dan miedo las chicas demasiado maquilladas, me dan miedo los que están de vuelta de todo, me dan miedo los modernos, me dan miedo los niños que no lo son, me dan miedo los viejos que no han aprendido nada, me dan miedo los que tienen miedo y me dan miedo los que no lo tienen. Miedo, miedo, miedito.

45 Comments:

  • Siempre me asombré ante la actitud de Gulliver dejándose hacer de todo por los habitantes de Lilliput, cuando ninguno podía hacerle realmente nada.

    Es como en la canción de David Byrne, It's a tiny town with tiny ideas... así que Danae, por favor, don´t be tiny with me!

    Cambia miedo por pena, o mejor, un ejercicio de sinonimia, cada miedo por un sinónimo de lástima, sino al final quedará muy Piquer tu "pena penita pena".

    Hay que entender las limitaciones de los que pretenden llamarse semejantes, conocer lo que te hace distinta, tener pena diez minutos al día, reírse y tirar'p'alante.

    Un abrazo.

    By Blogger Balcius, at 18/3/06 03:39  

  • Además... ¿sabes porqué todos ellos se comportan así? ¡Porque tienen miedo! De pensar, de sentir, del dolor y del fracaso. Tú de ellos y ellos de sí mismos. Un día te lo cuento.

    By Blogger Balcius, at 18/3/06 04:47  

  • ¿Miedo? ¿Y qué es todo eso comparado con respirar un gas tan peligroso como el oxígeno?
    ¿Y que el que te mande sea más tonto que tú?

    By Anonymous Oscuro, at 18/3/06 22:13  

  • "Lo querían matar los iguales porque era distinto" dijo JRJ.
    Un beso.

    By Blogger princesadehojalata, at 18/3/06 23:09  

  • No tan distinto, Princesa.

    No sé si son ellos y yo, o más bien, yo y lo que yo podría ser.

    By Blogger Danae, at 19/3/06 09:33  

  • A veces el miedo que distancia al yo que somos del yo que podriamos ser, es la frágil línea que nos separa de traspasar el espejo. Si miramos atrás, siempre están ellos.

    By Anonymous La lentitud, at 19/3/06 09:33  

  • ...acechando.

    By Blogger Danae, at 19/3/06 11:18  

  • Oscuro (risas), cuando me encuentro ante un "jefe" exhibiendo su estupidez siempre tengo el impulso de mirar a mi alrededor, en parte por vergüenza ajena, y en parte para buscar la cámara oculta. Más que miedo, incredulidad, nunca he sabido cómo reaccionar ante semejantes sujetos.

    By Blogger Danae, at 19/3/06 11:22  

  • Balcius,

    Una persona solía decirme, en una especie de gesto entre el abrazo y la bofetada, que la cobarde era yo, por tener miedo de los enanos. Tenéis toda la razón.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 19/3/06 11:24  

  • Pues sí, tienen razón, danae, pero es que esto va como va. Lo que hoy nos da miedo probablemente mañana nos hará reir. Espero.

    By Blogger vilipendia, at 19/3/06 12:48  

  • Eduardo Punset está de moda: ha publicado dos libros fundamentales y es citado a todas horas. Después de la recomendación, la cita: la felicidad consiste en no tener miedo. Yo acumulo muchos miedos también, pero a veces creo ser feliz.

    By Blogger francisco aranguren, at 19/3/06 16:15  

  • A mí sí que me da miedo todo. Prefiero no hacer listas para no dar oportunidades a nadie. Por cierto, ¿qué es lo que te da miedo? ¿Sentarte junto a un hombre que lee Harry Potter (en el bus), o leer Harry Potter sentada junto a un hombre (en el bus)? Es que quiero saber...

    By Blogger JON MIKEL ALTUNA, at 19/3/06 20:56  

  • Con el tiempo se pasa, pero no porque te vuelvas más valiente, sino porque se te cae un poco la soberbia de creerte especial (un poco, ¿eh? no vayamos tampoco a).

    Yo entro en dos de las categorías que te dan miedo y no me doy miedo ninguno, me gusto un montón. Cada vez conozco a más gente que me habría dado miedo antaño y hoy les encuentro el punto.

    Distancia, relatividad y buenos alimentos. No todo es lo mismo, pero muchas cosas son lo mismo. Elijamos con cuidado las líneas rojas, que de un golpe de muñeca nos podemos encerrar en ellas.

    O no, yo qué sé... ;-)

    By Blogger Ignacio, at 20/3/06 12:56  

  • A mí lo que me da miedo es volver a mearme encima; y sé que cada día me encuentro más cerca.

    By Blogger coco, at 20/3/06 14:59  

  • Ni se me ocurriría levantarte la mano... en fin, tal vez me sea difícil ofrecer una ammistad abierta: no se dar bofetadas.

    Muy bueno el comentario de Ignacio. Solía tener miedo a ser vulgar, ahora he aprendido a cuidarme de ser pedante, es mucho más peligroso. Y si ves una peli de Jackie Chan y te gusta?... y qué tendría de malo? Disfrutar de harry Potter es un placer que envidio, te encuentras los libros con bastante más facilidad que los de Felisberto Hernández. Una pena no soportar a harry potter. Deberíamos hacer una performance para conjurar tanto fantasma, la fiesta de los maniquíes.

    Si quieres, un día nos juntamos y nos vestimos todos de princesa. Créeme, me va a doler a mí más que a tí.

    By Blogger Balcius, at 20/3/06 15:37  

  • "Tengo miedo de que el miedo se apodere de mi vida"
    Qué curioso que casi todos, alguna vez, le hayamos escrito al miedo. Creo que reconocer el miedo y hablarle es el principio para dejar de ser cobarde.

    By Blogger badly drawn girl, at 20/3/06 16:27  

  • BD Girl, la palabra miedo ha sido pronunciada hasta este momento 22 veces, aunque, sobre todo después de leer vuestros comentarios, lo veo mucho más claro: en mi caso, no sólo es miedo, es una misantropía visceral, gestada con toda seguridad en aquellos larguísimos recreos de párvulos (risas). Y sí, sí, ya sé que son dos caras de la misma moneda (¿alguien tiene algún substituto para esta frase? No me gusta demasiado, pero no se me ha ocurrido otra mejor...).

    Y en cuanto a lo de Harry Potter... Uno de los compromisos que adquirí conmigo misma al crear este blog fue que nunca criticaría nada (más risas), y que cuando me viera en la necesidad de hacerlo, lo resolvería ensalzando su contrario. Es decir: "Destruir, no, Danae; construir...". De todas formas, como Jon Mikel me pregunta, debo contestar que no, que no leo a Harry Potter, que seguramente tampoco lo hubiera leído de haberme pillado en una edad más propicia (nunca me ha gustado ese tipo de fantasía), y que me parece cuando menos sospechoso que cause furor también entre los adultos.

    En fin, creo que un niño (quizás) debe y puede leer todo lo que le caiga en las manos, pero un adulto que quiera ejercer como tal debería poseer un criterio más evolucionado. Los fans adultos de Harry Potter que yo me he encontrado arguyen a menudo alguna de estas razones:

    - Es divertido: Se me ocurren otros mil libros, mucho mejores, que también lo son, y en mayor medida. Si alguien se anima, podemos elaborar una lista de primeros auxilios para ayudar a todas esas pobres almas aburridas.

    - No es sólo un libro infantil, tiene otros niveles de lectura: En fin, si lo único que interesa del libro son esas "otras lecturas", suponemos, más elaboradas, ¿por qué no procurárnoslas sin diluir?

    - Está bien para desconectar: De acuerdo, ¿desconectar de qué exactamente? Porque nunca ninguna de ellos me ha podido dar una respuesta que me satisfaga. Y que conste que yo también necesito "desconectar" de vez en cuando, pero ¿608 páginas de literatura infantil? ¿En serio? Eso es mucha desconexión...

    Y repito, yo en mi vida también he introducido elementos que podrían tener una función similar, pero intento otorgarles el valor que creo que realmente merecen y, por supuesto, no intento justificarlos ante nadie para darles, únicamente porque a mí me gustan, una trascendencia que no tienen. Y si algún día lo hago, no duden en hacérmelo notar, al menos pueden estar seguros de que aceptaré sus críticas sin ofenderme.

    "¿Qué tendría de malo?", se pregunta Balcius. Nada, de verdad lo creo. Lo que no me parece bien es todo lo que lo rodea, el empeño en justificar la nada y el ensalzamiento del hedonismo inmediato. A menudo, los mayores placeres no son tan fáciles de conseguir.

    Un abrazo, y perdonen la vehemencia, es que estoy algo enferma.

    By Blogger Danae, at 20/3/06 21:47  

  • Y de verdad que me interesaría mucho saber cuáles son esos libros que les han hecho reír hasta la carcajada... Pensaré en ello, ahora mismo sólo me vienen a la cabeza "La conjura de los necios" y "El hombre que fue Jueves"... Digan, digan.

    By Blogger Danae, at 20/3/06 21:49  

  • Así de pronto, sólo me viene a la memoria, los libros de PG Woodhouse y su maravillosa galería de personajes. Por cierto, llegué a dicho autor al leer una confesión de ese gran prestidigitador y fraudulento falsificador que era Orson Welles que decía que se reía a carcajadas con sus libros. Me imagino al orondo cineasta con una mano el libro y con la otra sosteniendo su enorme panza leyendo las desventuras del mayordomo Jeeves y demás, soltando una enorme carcajada tras otra.
    Un saludo.

    By Anonymous la lentitud..., at 20/3/06 23:17  

  • Así, a carcajadas, sólo La conjura de los necios (el primer ejemplar que tuve lo arruiné leyendo en la bañera; las convulsiones me impidieron mantenerlo fuera del agua).

    Y un breve texto (una especie de test cultural delirante) al inicio de una novela policíaca, La bestia debe morir, de Nicholas Blake.

    Risas sueltas, muchas. La última vez, una novela de Montalbano, el personaje de Cataré, su manera de hablar (di pirsona pirsonalmente).

    By Blogger Ignacio, at 20/3/06 23:45  

  • Ferdydurke, de Witold Gombrowicz.

    By Blogger innes, at 20/3/06 23:47  

  • Añado algunos textos de Woody Allen, sobre todo el de Shakespeare que en realidad era Marlowe que en realidad era Samuel Pepys que en realidad era Samuel Johnson.

    Y un libro de Fran Lebowitz (no confundir con Anne), Vida metropolitana. El capítulo en que explica que en los barrios buenos hace mejor tiempo, fabuloso.

    By Blogger Ignacio, at 20/3/06 23:48  

  • Wodehouse, si no es en inglés y con cerebro inglés, no me llamó tanto la atención. Me metí Earl Grey por vena, y me hizo gracia, es curioso.

    Chesterton sí, me encantaba, pero al final me daba un poco de miedo (ya estamos otra vez), tal desvarío me parecía que no podía acabar sin meterme en un lío a mí mismo. Y Tom Sharpe, en otro plan. Porqué no Mark Twain... y parece que a todos nos gusta Toole.

    De Allen me quedo con "Cómo acabar de una vez por todas con Igman Bergman"

    Brice Echenique, de otra forma.

    Y rayando la borrachera mental, con una risa absolutamente perversa, Edgar Allan Poe.

    By Blogger Balcius, at 21/3/06 01:46  

  • Y mejórate pronto (sea lo que sea). Un abrazo.

    By Blogger Balcius, at 21/3/06 01:48  

  • De lo más reciente: Tommaso y el fotógrafo ciego, de Gesualdo Bufalino. De siempre: Woody Allen (haga lo que haga). Un abrazo.

    By Blogger princesadehojalata, at 21/3/06 17:59  

  • Me da miedo morir. Me asusta lo rápido que pasa el tiempo. Pasa tan rápido que creo que no voy a tener tiempo para...(como si disponiendo del tiempo suficiente uno fuera capaz de lograr cualquier cosa, o por lo menos yo necesito creerlo).

    By Anonymous María, at 21/3/06 20:21  

  • Contra lo que se pueda pensar a priori, para reir abiertamente Auto de fe, de Elias Canetti.

    By Blogger Portnoy, at 21/3/06 21:16  

  • Lentitud, yo también había oído que a Welles le encantaba Wodehouse. Debo decir que jamás llegué a la carcajada con él, pero desde luego lo pondría en mi lista.

    Del resto que recomiendan, hay muchos que no conozco. Gracias por las recomendaciones, tomo nota.

    Portnoy, sólo he leído "La antorcha al oído". Me gustó mucho, pero si algo no encontré en Canetti, fue, desde luego, sentido del humor. De hecho, me pareció que carecía por completo de él. Me dejas intrigada, la verdad.

    Y, por cierto, que ayer olvidé mencionar a uno de los que más me han hecho reír: el elegantísimo Julio Camba. A must.

    By Blogger Danae, at 21/3/06 23:29  

  • Balcius, parece que remite... Gracias.

    By Blogger Danae, at 21/3/06 23:31  

  • María, ese es, creo, mi único y auténtico miedo. El único que consigue borrarme la sonrisa.

    By Blogger Danae, at 21/3/06 23:33  

  • He encontrado, perdido en los abismos de mi ordenador, este artículo de Julio Camba que me ha recordado a uno de los últimos posts de Balcius:

    El hombre y el traje.

    ¿Cuándo debe un hombre poner más cuidado en su atuendo y apariencia?
    ¿Cuando está en un lugar donde no lo conozca nadie o cuando se encuentra en
    otro donde es conocido de todo el mundo?
    -No te fijes en mi traje -le decía cierto lord inglés, célebre por su
    desaliño vestimentano, a un amigo que lo había sorprendido hecho un adán en
    sus posesiones rurales-: Ya sé que voy muy andrajoso, pero no importa. Aquí
    todo el mundo sabe de sobra quién soy...
    Y, algún tiempo después, como el mismo amigo se lo hubiese encontrado en
    pleno Londres, con los mismos andrajos, el noble lord le endilgó esta otra
    cantinela:
    -Mi indumento sigue dejando todavía bastante que desear, no cabe duda,
    pero, ¡qué quieres! Después de todo, aquí soy un perfecto desconocido y
    puedo permitirme el lujo de andar como se me antoje...
    ¡Extraños, arduos y complejos problemas todos los que se relacionan con
    la indumentaria masculina! Por regla general los hombres alardean de
    vestirse de un modo mucho más práctico, lógico y sencillo que las mujeres,
    pero esto es un asunto sobre el que habría bastante que hablar. Así, un día
    en que el juez McCardie se permitió reprobar desde su tribuna las
    extravagancias sartoriales del bello sexo, su atavío, según observó la
    escritora Virginia Woolf, se componía de las siguientes prendas: una túnica
    escarlata de amplios y dilatados pliegues, una esclavina o manteleta de
    armiño y una enorme peluca, más rizada que la escarola. No creo que ninguna
    mujer haya llegado jamás a tales extremos, ni aun en sus momentos de mayor
    desvarío suntuario, y es que, indudablemente, en esto como en todo y, según
    dice el refrán, «unos cardan la lana y otros llevan la fama».
    Pero, volviendo a nuestro tema inicial, y si se nos permite presentarlo
    de una manera algo diferente, ¿qué hombres deben preocuparse más de su ropa?
    ¿Los muy conocidos o los completamente desconocidos, esto es, los que tienen
    una reputación que mantener o los que, careciendo totalmente de ella,
    necesitan hacérsela con el concurso de algún sastre?
    ¡Vaya usted a saber! Por mi parte, no creo que un buen traje le dé nunca
    a nadie otra reputación más que la de ser una persona bien trajeada,
    mientras unas ropas de ésas que se caen a jirones pueden fácilmente crearle
    a cualquiera una reputación de sabio, de poeta y hasta de millonario o de
    aristócrata."

    By Blogger Danae, at 21/3/06 23:40  

  • Pues sí, D., yo no había pensado en ello, pero las andanzas y maniobras del profesor Kien (de Auto de fe) no son muy diferentes de las de Ignatius J. Reilly, aunque no sé si a Canetti le haría mucha gracia la comparación.

    By Blogger Ignacio, at 21/3/06 23:44  

  • Enrique Jardiel Poncela

    By Blogger innes, at 22/3/06 00:10  

  • Miguel Mihura

    By Blogger innes, at 22/3/06 00:11  

  • Innes, me lo has quitado de la boca (a Mihura).

    Y creo que olvidábamos a un imprescindible:

    "Y, puesto que yo no pienso imitar a Roldán, o Orlando,
    o Rotolando (que todos estos tres nombres tenía), parte por parte en todas
    las locuras que hizo, dijo y pensó, haré el bosquejo, como mejor pudiere,
    en las que me pareciere ser más esenciales. Y podrá ser que viniese a
    contentarme con sola la imitación de Amadís, que sin hacer locuras de daño,
    sino de lloros y sentimientos, alcanzó tanta fama como el que más.

    -Paréceme a mí -dijo Sancho- que los caballeros que lo tal ficieron fueron
    provocados y tuvieron causa para hacer esas necedades y penitencias, pero
    vuestra merced, ¿qué causa tiene para volverse loco? ¿Qué dama le ha
    desdeñado, o qué señales ha hallado que le den a entender que la señora
    Dulcinea del Toboso ha hecho alguna niñería con moro o cristiano?

    -Ahí esta el punto -respondió don Quijote- y ésa es la fineza de mi
    negocio; que volverse loco un caballero andante con causa, ni grado ni
    gracias: el toque está desatinar sin ocasión y dar a entender a mi dama que
    si en seco hago esto, ¿qué hiciera en mojado?"

    By Blogger Danae, at 22/3/06 00:21  

  • Para quien tenga paciencia e interés, esto no está mal: Round entre Mario Muchnik y Maruri.

    CORRESPONDENCIA ENTRE EL EDITOR MARIO MUCHNIK Y EL ESCRITOR ERNESTO MARURI

    Ernesto Maruri, escritor bilbaíno afincado en Pamplona y autor de la genial "Antología de relatos de retrete" (Calima, 2000), envió su manuscrito a Mario Muchnik entre otros cincuenta y tres editores. Algunos de ellos le contestaron que el libro no encajaba en su línea de trabajo, otro que no publicaba poesía, los más ni le contestaron. Varios estuvieron a punto de publicarlo y al fin la afortunada fue Calima. Pero la reacción de Mario Muchnik fue la más pintoresca. Maruri trastocaba el relato breve de Monterroso "Cuando despertó, el dinosaurio todavía cagaba allí". Les ofrecemos a continuación la carta que este editor le escribió a Maruri y la deliciosa respuesta del escritor.



    UNA NOTA SOBRE LA LINEA EDITORIAL DE LA CASA

    24/3/1999
    En esta nueva fase de mi labor editorial he decidido no tomar en consideración manuscritos no solicitados. Prescindo hoy, deliberadamente, de toda asesoría literaria y me limito a editar las (pocas) obras escogidas por mí. Por lo tanto, agradeciendo a los autores la amabilidad con que me envían espontáneamente sus manuscritos, debo rehusarlos antes de leerlos. Los tengo a su disposición, si quieren pasar a retirarlos. Debo sin embargo ser franco y decirles que no dispongo de espacio suficiente para custodiarlos durante más de dos meses, al cabo de los cuales me veré obligado a destruirlos. Sin duda los autores comprenderán que no hay el mínimo juicio de valor acerca de sus obras en todo ello sino una política que sería desleal ocultarles.

    Mario Muchnik
    Estimado Maruri:
    he leído algo de su manuscrito. Lo suficiente para que sea válido lo que dice esta circular. No es para mi editorial, sin dudas. Pero mi compromiso de ser sincero me obliga a decirle algo más: no es el retrete lo que me ofende. Es la gratuidad. Ejemplo inapelable: la violación del brevísimo cuento de Monterroso.
    El ave Fénix renace de sus cenizas. Yo nunca me sentí reducido a cenizas.
    Lo siento por la asociación de ideas*.
    Cordialmente,
    Mario

    * En la carta que Maruri adjuntó a su manuscrito, le escribió que intuía que la fundación de esta nueva editorial (tras treinta años de editor) pequeña, en la cual Muchnik lo hace todo, le recordaba el resurgimiento del ave Fénix.

    RESPUESTA DE ERNESTO MARURI

    Pamplona, 31/3/1999
    Sincero Mario:
    Hace unos días recibí tu carta comentándome que habías leído "algo" de mi Antología de relatos de retrete.
    Me achacas la "gratuidad". Esta crítica tuya, contundente, me provoca la reflexión, tanto respecto de este libro como del que ahora estoy escribiendo. Agradezco tu crítica.
    Por otra parte, lamento que te hayas sentido ofendido por mi violación (via anal, desde luego) del dinosaurio del brevísimo cuento de Monterroso. En mi descargo debo declarar que:
    1-El acto que he perpetrado ha sido tan breve como el cuento: no me he refocilado en el forzamiento rectal del dinosaurio.
    2-Ha sido un acto sin conciencia, sin sentimiento de culpabilidad. Más aún: yo pensaba que el dinosaurio estaba gozando, lo cual aumenta más si cabe la execrabilidad de mi acto, por un lado, y mi inocencia, por otro.
    3-Te aseguro que el agujero del culo del dinosaurio es tan descomunal que ni se habrá percatado de que lo estaba sodomizando.
    4-Yo habría preferido una dinosauria atractiva y seductora. Y nunca la violaría.


    Un abrazo de
    Ernesto Maruri
    P.S.: Enhorabuena por el reciente premio de los críticos al "Ladrón de lunas" de Isaac Montero.

    By Blogger innes, at 22/3/06 00:31  

  • Hoy en el Metro he ido frente a una Pottera (de Potter, se entiende). He tenido oportunidad de observarla detenidamente. Despacio. Con calma, con atención. Apenas dos metros de distancia, frente a frente.

    A mí también me dan miedo.

    Ya me daban. Pero no sabía por qué, sólo lo intuía. Desde que leí tu comentario ya lo tengo claro. Es eso exactamente. Gracias.

    By Blogger innes, at 22/3/06 00:38  

  • ¡Cielos, Danae! Qué vergüenza. Razón tienes, Sancho.

    By Blogger innes, at 22/3/06 00:39  

  • "Hacerle objeciones a la sátira es lo mismo que enfrentar los valores de la leña a la implacabilidad del fuego".
    Contra los periodistas y otros contras, Karl Kraus (Jicin, 1874-1936).

    By Blogger innes, at 22/3/06 00:43  

  • Me sonroja un poco que me citen, soy vírgen (en el sentido que le da Maruri). Pero gracias, Danae.

    No quiero pasar por pretencioso intelectualoide -si incluso soy de ciencias, yo de esto no se-, pero quiero recordar un libro que (aparte del Quijote, cierto), me hizo troncharme en muchos de sus pasajes:

    . ULISES, James Joyce.

    La risa ha conjurado los miedos, me gusta este post.

    By Blogger Balcius, at 22/3/06 01:30  

  • Innes,

    Estupenda la frase de Karl Kraus. Y muy significativa la reacción de Muchnik, está sin duda aplastado por el peso de la losa cultural. Les pasa a menudo a los que carecen de sentido del humor. La única objección, desde mi punto de vista, es que me ha parecido más divertida la carta de Maruri (Sincero Mario, risas), que la frase del dinosaurio. ¿Es bueno el resto? En cualquier caso, me ha encantado el round.

    Un abrazo.

    P.S. Gracias por el apoyo a la causa anti-pottera. Recibirás una chapita por correo.

    By Blogger Danae, at 22/3/06 08:22  

  • Balcius,

    A mí me faltó el canto de un duro para licenciarme en (atención: información personal) Químicas, pero los libros, afortunadamente, no hacen distinciones. Sin embargo, más tarde comprendí que cuanto más les des tú, más te darán ellos. Pero se trata, supongo, de una cuestión de prioridades, no de incompatibilidades.

    Y respecto a la risa... yo siempre acabo así(y no sabes cuánto me alegro). Nunca aguanto demasiado tiempo en el otro lado de la línea. No lleva a ninguna parte el tomarse a una misma demasiado en serio. Y además es aburrido.

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 22/3/06 08:31  

  • Por cierto, el señor C., además de algunos ya mencionados, añade a la lista los "Cuadernos de viaje" de Heine.

    By Blogger Danae, at 22/3/06 08:52  

  • Los libros, "cuanto más les des tú, más te dan ellos".. si al final va a ser verdad lo que nos decía la seño, y los libros tienen mucho que enseñarnos.

    Poca gente se comporta así. Acuso recibo de tu abrazo por la presente y lo correspondo magnificado y calentito, practicando el primer ejercicio de "sea usted un libro" (si me oye Ray Bradbury...). Achuchones varios.

    By Blogger Balcius, at 22/3/06 13:55  

  • La pérdida de la perspectiva es malísima, y no solo para los pintores y los topógrafos.
    Imaginen a personas sesudas como ustedes y como yo hablando de Enid Blyton hace 35 años...pues eso es lo mismo que hablar de Harry Potter.
    Son (me encantan las evidencias) libros para niños. No importa la edad de quien los lea.

    By Anonymous Oscuro, at 27/3/06 21:53  

Publicar un comentario

<< Home