sábado, abril 01, 2006

Here it comes


Curb Your Enthusiasm, que se podría traducir por algo así como "contén tu entusiasmo", es, sin duda, una de las mejores series que he visto en mi vida. Su creador es Larry David, un cómico que durante años se dedicó a la stand up comedy (ese formato que se ha querido traer a España con el lamentable y acartonado Club de la Comedia) y que se hizo definitivamente famoso por ser el co-creador de la maravillosa Seinfeld.

En uno de los reportajes que incluían los extras de ésta última, Larry David explicaba que el personaje de George Constanza (el amigo ultraneurótico, bajito, calvo y con gafas) era una especie de alter ego para el que escribía en clave autobiográfica. Jason Alexander, el actor que lo interpretaba, explicaba una anécdota que me pareció divertidísima: cada vez que le pasaban el guión de un nuevo episodio, encontraba que las situaciones en las que se veía envuelto su personaje eran del todo inverosímiles. En una de esas ocasiones, su personaje, soltero sempiterno, encontraba por fin a la mujer de su vida, la mujer perfecta: inteligente, sensible, atractiva y, al parecer, completamente enamorada de él y decidida a implicarse en una relación seria. Ante tamaño golpe de suerte, sin embargo, a George se le disparan los ataques neuróticos y, en medio de uno de ellos, deja un mensaje en el contestador de la mujer que es casi un autoboicot. Cuando se da cuenta de lo que ha quedado grabado, se propone entrar en su casa y cambiar la cinta del contestador para evitar que ella llegue a oírlo..., y en fin, si seguíais la serie, ya os podéis imaginar cómo acababa todo. Cuando Jason Alexander leyó su papel, no pudo más y le dijo a Larry David que eso era absolutamente increíble, que nadie en el mundo podía actuar de un modo tan estúpido, que no podía haber nadie así. Y David le contestó: "Sí, yo. Eso me ocurrió a mí, y fue tal cual". A partir de entonces, nunca le volvió a discutir sus guiones.

Después del éxito de las nueve temporadas de Seinfeld, Larry David se mudó de Nueva York a Los Ángeles y empezó a trabajar en un nuevo proyecto. Quería crear una serie en forma de documental autobiográfico, con él como protagonista y la cámara siguiéndolo a todas partes. De ahí surgió Curb Your Enthusiasm, una serie en la que la mitad de los actores se interpretan a sí mismos, basada en la improvisación (el guión tan sólo marca las líneas argumentales), con unos diálogos y unas situaciones absolutamente hilarantes. La productora de la serie es la HBO -la única en América, según dicen, en la que los actores pueden decir "fuck" las veces que quieran- y que lo es también de Los Soprano, Tres metros bajo tierra, Carnivàle o Extras (de Ricky Gervais, el creador de The Office). En fin, series de una altura con la que los guionistas españoles no pueden tan siquiera soñar.

Curb Your Enthusiam es casi un ejercicio de estilo, el patrón es siempre, en líneas generales, el mismo: Larry David se ve envuelto en una situación en la que es incapaz de seguir las convenciones sociales, alguien se siente molesto por su comportamiento -ya sea porque lo considera, según el episodio, una muestra de esnobismo, antisemitismo, ateísmo, racismo, machismo..., cualquier cosa acabada en -ismo y políticamente incorrecta podría ser añadida a la lista- y, en un intento de arreglar la situación, esta empeora aún más, derivando hacia el desastre y el linchamiento verbal. De hecho, a Larry David le parece tan divertido que alguien indignado lo insulte a gritos que a veces había que repetir las escenas porque se le escapaba la risa.

Todas esas situaciones sirven además para criticar de algún modo la estupidez que nos rodea, la hipocresía de las relaciones sociales, el absurdo de sus mecanismos y la agresividad que genera en la sociedad la aparición de un elemento desestabilizador. Les puedo asegurar, por experiencia propia y ajena, que es inevitable sentirse terriblemente identificados con ese señor calvo, maniático y desconsiderado de la foto, de ahí ese cartel.

Es, en definitiva, una serie fantástica, con unos actores excelentes (el manager y su mujer son for-mi-da-bles) y con unos diálogos de auténtica carcajada. Ahora parece ser que La Sexta ha tenido la iluminación de emitirla en España, y yo, que soy una fan absoluta, no podía dejar de recomendársela. Ahora bien, si les es posible, les recomendaría todavía más que la vieran en versión original, en parte porque sólo así podrán captar en su totalidad la calidad de una serie basada completamente en los diálogos (como The Office) y, en segundo lugar, porque el doblaje con el que se emitirá aquí mucho me temo que puede rozar la aberración.

Que la disfruten.

14 Comments:

  • Y "The Office", también. En la Sexta.

    By Blogger Danae, at 1/4/06 02:15  

  • ¡Oh, no! Y dobladas al castellano...

    Olviden este post.

    By Blogger Danae, at 1/4/06 02:17  

  • Yo no soy él. Pero quizás soy el único...

    By Anonymous Oscuro, at 1/4/06 16:24  

  • No se puede doblar The Office, hombrepordios...

    By Blogger Ignacio, at 3/4/06 10:46  

  • Lo sospechaba, el mundo plagado de veintegenarios: bebés hasta los siete años, luego adolescentes instantáneos colgados a un móvil y de ahí a prejubilados en ciernes.

    En mi biblioteca hay algo que me salvará, lo se: la búsqueda.

    By Blogger Balcius, at 3/4/06 16:49  

  • (Y yo que no sé ni de qué hablan...)

    By Blogger Portorosa, at 3/4/06 17:36  

  • He leído todos los comentarios y decubierto el enigma que me ha tenído en vela.
    Se trata de Dik Cheney, disfrazado de Larry David.

    Joaquín Ramírez

    By Anonymous Anónimo, at 3/4/06 20:04  

  • Perdón por el acento en " tenido "

    Joaquín Ramírez

    By Anonymous Anónimo, at 3/4/06 20:14  

  • Es Larry David, verdad? Yo es que tengo la tele estropeada desde hace más de un año... me lo explicas?

    By Blogger La mujer estropajo, at 4/4/06 11:12  

  • Danae: A esto me refería cuando dije que tu blog era en inglés- Por cierto, hoy doy mi primera clase de inglés, con un americano llamado Glen Figueroa, que además es poeta. No se de qu{e va el anuncio, pero la idea de jovenes-viejos prematuros me parece muy acertada, sobre todo tras la encuesta publicada hoy en la que los jóvenes prefieren la seguridad, como valor superior, y han dejado de hacer deporte, convirtiéndose así en seres asustados y sedentarios, es decir en viejos. Un beso.

    By Blogger francisco aranguren, at 5/4/06 19:02  

  • A lo peor han dejado de hacer deporte porque no tienen tiempo, sobre todo si viven en Barcelona. Maldita sea. ¿Seguridad? Sí, esa cosa que desean porque no existe. Es una cuestión de fe, se ha convertido en la nueva religión.

    By Blogger innes, at 6/4/06 10:56  

  • A veces Innes, enmedio de este caos de clases, trabajo y transporte público en el que vivo, y que te resultará familiar, me recuerdo a mí misma hace unos tres o cuatro años, lanzándome a la piscina de agua tibia. Yo aquí donde me ves (sí, sí, donde tú me ves) nadaba 1.250 km. en cada sesión. Y me sentía tan bien. Comía verduras frescas y mucha fruta, cocinaba mientras escuchaba las noticias en la radio. Tenía mi cuarto desordenado, pero limpio. Veía tres o cuatro películas a la semana. Escuchaba los discos con dedicación y, por la noche, antes de ir a dormir, leía un par de horas. No duró demasiado, pero recuerdo aquella época perfectamente. Ahora, que se supone que tengo una vida altamente productiva, tengo la sensación de estar atrofiándome y cuando a alguien se le ocurre decirme: "Deberías..." o "Podrías..." me dan ganas de destrozarlo. Esta es la vida que tienen hoy en día los jóvenes que quieren algo más de lo que venía incluido en su vida y que no han tenido la suerte (o la desgracia) de que se lo den todo hecho. No hacemos deporte porque no tenemos tiempo, ni siquiera horarios, no nos dan becas porque ya trabajamos, pero tenemos que trabajar más porque no nos dan becas, el precio medio de un alquiler en Barcelona es igual al sueldo medio de un joven de Barcelona, y dentro de un mes, tendremos que pagar a hacienda porque en nuestros contratos (temporales) nunca nos descuentan más de un 7% de IRPF (así nos hacen creer que cobramos más). No me gusta quejarme, me aburro a mí misma cuando lo hago, discúlpenme. Pero no me provoquen. La inmensa mayoría de jóvenes, hagan deporte o no, son viejos desde que nacen, y sus padres también lo fueron. Pero a mí, a MÍ, por favor, sáquenme de las estadísticas. Yo, y otros que conozco, hace muchos años que dejamos de tener algo que ver con ellos.

    Un abrazo.

    P.S. Francisco, entiendo tu comentario, no leas esto como una réplica dirigida a ti.

    By Blogger Danae, at 7/4/06 11:58  

  • Por cierto, Francisco, tienes toda la razón con el tema del inglés. Yo ni mucho menos lo tengo dominado, pero como hay tantísimas cosas que me interesan y que son en inglés, intento acceder a ellas como pueda. De todas formas, cuando está en mi mano y me parece importante, intento traducir. Lo hice, por ejemplo, con las canciones de Leonard Cohen, si pasas el ratón sobre las letras (como expliqué en los comentarios del post) aparece la traducción.

    En fin, sólo quería explicar que no uso el inglés con ninguna intención "snob", sino porque a veces es imprescindible para hablar de aquello que me interesa.

    Suerte con las clases de inglés, espero tus primero versos en tu blog...

    Un abrazo.

    By Blogger Danae, at 7/4/06 21:59  

  • Perdón, perdón, había tres faltas en este post... Y hay también una frase que me parece sospechosa de ser un calco del catalán, pero en fin.

    By Blogger Danae, at 8/4/06 08:52  

Publicar un comentario

<< Home