miércoles, noviembre 07, 2007

El sarao literario

Si en Barcelona hubiera alguien que deseara acabar de una vez por todas con la cultura (literalmente), ayer habría sido el día perfecto para darse a conocer en sociedad. Un pequeño artefacto explosivo en La Central y habrían saltado por los aires los pedacitos de la mitad de los capitostes culturales de este pequeño país. Pasado, presente y futuro del mundillo editorial reunido bajo un mismo techo para ofrecer sus respetos a la signora Inge Feltrinelli. Beatriz de Moura, Herralde y Vila-Matas se sentaron junto a ella, y se esforzaron por demostrarnos -con multitud de detalles, guiños, e incluso lugares y fechas- que no era ni muchísimo menos la primera vez. Y me lo creo. Y me pareció apropiado tratándose como se trataba de una especie de homenaje. Es sólo que siempre me despiertan sospechas los que llenan sus discursos de coordenadas espacio-temporales, como diciendo: "Yo estuve ahí", en Venecia, en Guadalajara, en Frankfurt, en Milán, e Nueva York, en Aix-en-Provence, en aquella cena, en aquella fiesta, en aquel momento... Ya lo sabemos. Por eso estamos aquí, por eso hemos venido a escucharte. De hecho, tampoco sé muy bien por qué me molesta. Será envidia, seguramente, pero no es sólo eso, no es sólo eso. Hay algo más... como en el cuento de Cortázar que publicó Babelia el otro día, aunque ese es otro tema... Es una especie de snobismo soft, un name-dropping de experiencias vitales que se pretenden mostrar con naturalidad, como si fueran accesibles, y que no lo son en absoluto.
Pero en fin, hablando de quien hablamos -¿qué haríamos nosotros sin algunos de los libros que han publicado?-, creo que podemos pasarlo por alto, y, además, fue interesante. Moura y Herralde nos hablaron de Inge Feltrinelli -de sus aventuras como fotoreporter, de su viaje a Cuba, de su labor editorial- y de cómo les había abierto la puertas en Frankfurt, acompañándolos de stand en stand, cuando la feria era todavía (tal y como lo pintan) algo bastante familiar, una fira d'artesans. Ella, Inge, no habló demasiado, pero no parecía haber cambiado demasiado desde esa foto en la que aparece junto a Hemingway, sujetando, espléndida, un enorme pez espada. Y Vila-Matas se desmarco de la no-ficción y nos regaló algunas notas para un futuro cuento de Navidad: los protagonistas, creo, serán Inge, Hemingway, el pez espada y el pijama de Fidel (Castro).

Habrá que esperar.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

De las fotos que hizo Inge Feltrinelli en los 50 no se habló demasiado, la verdad, aunque sirvieron de pretexto para invitarla a Barcelona. De todas formas, por lo que pude ver, parecían interesantes. Las fotos de una infiltrada. No me pareció creíble que realmente colgara la Rolleiflex cuando conoció a Feltrinelli, estoy segura de que algún día, en algún desván, aparecerá un baúl polvoriento.

Me gustaría enseñarles la fotografía de Hemingway durmiendo la siesta en el suelo, pero no la he podido encontrar. Tendrán que pasarse por allí un día de estos.




1. Hemingway & Inge
2. Greta Garbo
3. Kennedy